En la actualidad, la obesidad es la causa de más de tres millones de muertes anuales a nivel mundial, encontrándose un aumento de personas con sobrepeso de carácter grave conocida como de grado III o mórbida.

La genética de la obesidad

Cambios conocidos como epigenéticos, pero desfavorables en los genes, pudieran revertirse  a través de la adopción de estilos de vida saludables en cuanto a la alimentación y al ejercicio. Regulados de esa forma por los propios interesados, los genes vinculados con el desarrollo de la obesidad pueden volver a funcionar de manera similar a la de los individuos con peso normal.

Factores externos, como un deplorable estilo de vida, son la causa de cambios específicos, llamados metilaciones, en el llamado ADN de los genes vinculados al sobrepeso. Y también los favorecedores a que esas personas tengan mayor o menor predisposición a sufrir de otras dolencias asociadas a ella, como son hipertensión arterial, diabetes, enfermedades cardiovasculares, primera causa de muerte en Cuba, y algunos tipos de tumores malignos.

Lee el resto de esta entrada