A propósito de este 3 de diciembre, Día Internacional de la Medicina Latinoamericana, la nación cubana muestra al mundo cuánto de su historia y humanismo ha servido para salvar a personas inocentes. Niñas y niños que sufren en silencio, la persistencia de una enfermedad severa, que muchas veces les roba el sentido a la esperanza y la posibilidad de comunicarse.

Una razón para el equipo multidisciplinario de especialistas en varias ramas de la medicina, enfermeras y técnicos del Hospital Pediátrico Marfán-Borrás que día a día desde horas bien tempranas y hasta la madrugada, se empeñan en devolver a sus pacientes infantes, la alegría de una sonrisa a la vida.