Recientemente se intensificó la lucha digital (adicional a la que por 60 años se ha librado encarnizadamente en el mundo real) de los que están a favor o en contra de mantener el Bloqueo a Cuba. Ambos bandos enfrentados luchan por demostrar quién es la MAYORÍA, pues saben que de eso depende la credibilidad de cada quien y, en buena parte, las posibles decisiones de Biden y/o el Congreso estadounidense. Ambos bandos se asumen como mayoría y se auto proclaman como tal, pero ninguno de los dos lo logra demostrar sin que a nadie quepa dudas.

Los países que cada año votan en la ONU contra el bloqueo sí han logrado demostrar que la mayoría de los Gobiernos del mundo está en contra de esas injustas sanciones (todos menos USA e Israel), pero es tanta la presión de la ultra derecha cubana en EEUU que eso no ha sido suficiente.