Archivo del sitio

En Cuba, inocuidad es también hablar de derechos

En Cuba, inocuidad es también hablar de derechos

Por Claudia Yilén Paz, publicado en Cubahora

Consumir alimentos seguros constituye un derecho humano. En ese sentido, y desde hace algunos años, la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ha desarrollado normas internacionales con el fin de lograr dicho propósito. Inicialmente se comenzó por la calidad, y en ese entonces se evaluaba solamente que el alimento fuera visiblemente atractivo, que no tuviera afectaciones físico-químicas y microbiológicas.

Con el paso del tiempo el mundo se dio cuenta de que había otras características de los alimentos que causaban enfermedades de transmisión alimenticia a los seres humanos, y que no estaban directamente relacionadas con la calidad. Fue así cuando aparecieron otras características físico-químicas, microbiológicas y químicas como tal, que han permitido un mayor estudio y diagnóstico en el proceso productivo.

Para Cuba, esta constituye una prioridad, aun cuando queda mucho por hacer en este sentido. Desde la Constitución de la República se refleja ese interés de garantizar una alimentación adecuada y saludable, como así lo expresa el artículo 77. De igual forma, se ha establecido y defendido desde otras legislaciones cubanas, relacionadas específicamente con la inocuidad.

Lee el resto de esta entrada

América Latina, el flagelo del hambre y la integración regional

Haití, Guatemala y Colombia: reducir el hambre en América Latina ...

Por Consuelo Silva Flores, publicado en Rebelión

ANTECEDENTES ACERCA DEL HAMBRE EN EL MUNDO

El hambre en el mundo es uno de los fenómenos más aberrantes con que la humanidad inició la nueva década. Según las últimas estimaciones entregadas por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) habían casi 690 millones de personas en situación de hambre para 2019-2020, confirmando así una tendencia que venía manifestándose desde 2014. Mientras que la cantidad de afectados por inseguridad alimentaria grave,[2] muestra una tendencia ascendente similar. En 2019, cerca de 750 millones de personas, o casi 1 de cada 10 personas en el mundo, se vieron expuestas a niveles graves de inseguridad alimentaria.

El hambre no es un problema nuevo. Desde su origen nuestra especie ha sufrido sucesivamente este grave problema. Tal como lo señala el investigador inglés Ancel Keys en Biology of Human Starvation, publicado en 1950, donde hace un recuento de las 400 mayores hambrunas documentadas de la humanidad. Pero este flagelo que se ha sucedido a lo largo de la historia no tiene las mismas causas ni las mismas formas de manifestarse. La diferencia entre las contemporáneas y las históricas está, en primer lugar, en el mayor o menor papel que ha jugado el hombre en el desencadenamiento de ellas. Actualmente los modelos y políticas económicas, así como las guerras, pesan más que los desastres naturales o el decaimiento de la producción agrícola por el desgaste del suelo. Incluso, estos últimos fenómenos se explican hoy cada vez más por el comportamiento irresponsable de personas y empresas.

Otra notable diferencia, es que en la actualidad el acceso a la alimentación cotidiana está mediada por el dinero (mercado) y esta relación adquiere cada vez más importancia.

Una distinción adicional, es la universalización del hambre en el mundo actual, la que aparece asociada de manera directa con la pobreza de grandes sectores de la población mundial, ya sea rural o urbana. De esta manera el hambre ha terminado traspasando el horizonte de la sociedad global para poner en peligro a la especie misma [3].

Lee el resto de esta entrada

El derecho a las semillas como condición para la soberanía alimentaria.

Por Tamara Perelmuter, tomado de Notas de Periodismo Popular, Argentina.

En los años setenta Henry Kissinger, ex Secretario de Estado de Estados Unidos decía: “Controla los alimentos y controlarás a la gente, controla el petróleo y controlarás a las naciones”. Y empezando el Siglo XXI esta definición del dominio de los alimentos como arma política volvía a aparecer con fuerza en palabras del ex presidente de los Estados Unidos, George Bush (hijo): “¿Pueden imaginar un país incapaz de producir suficiente comida para alimentar a su población? Sería una nación sujeta a las presiones internacionales. Sería una nación en riesgo”.

Quien controla las semillas, controla la cadena productiva y, por lo tanto, la disponibilidad de alimentos. Por eso son una importante fuente de poder y de disputas. Así lo entienden las organizaciones de la agricultura familiar, campesina e indígena que hace tiempo vienen resistiendo  los embates de un modelo que las despoja; frente a empresas biotecnológicas, que identificaron el enorme valor que tienen las semillas y sus paquetes tecnológicos asociados en el control de la agricultura mundial. Lee el resto de esta entrada

Ven-Cuba

MIRO CUBA DESDE VENEZUELA CHAVISTA.

cubaconamalia.wordpress.com/

“La palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla” José Martí

La Santa Mambisa

Promoviendo la FE de nuestra cubanísima Revolución

RE-EVOLUCIÓN

Combatiendo al neofascismo internacional

Desenlace

La verdad sobre mi país. Un blog para desmentir a los cibermercenarios

Cuba por Siempre

"Cuba es pueblo que ama y cree, y goza en amar y creer." José Martí

yurisander

Teconolgía, periodismo y vida

Fundación País Digno

Abriendo espacios de diálogo y debate entre actores sociales, políticos e intelectuales orgánicos del movimiento popular

Herencias Culturales

Herencias Culturales Guantánamo

Solidaridad Latinoamericana

"Con los pobres de la tierra quiero yo mi suerte echar"