Archivo del sitio

Crónicas desde El Salvador: Cómo el imaginario popular navega por similares cauces. Mitos de El Salvador y Cuba

mitos 2

Por Brenda Murillo.

Como ya les conté la semana pasada, desde que vine a vivir a El Salvador he escuchado de sus mitos en voces de ancianos, adultos y niños y me ha maravillado el parecido de sus esencias narrativas con los cubanos. Como cualquier mito, son relatos tradicionales, que se transmiten de forma oral y narran acontecimientos prodigiosos, protagonizados por seres sobrenaturales o extraordinarios, que buscan dar una explicación, generalmente no racional, a hechos o fenómenos.

Como todo mito, se entrelazan con formas de religiosidad y supersticiones, integrando el sistema de creencias de una cultura o de una comunidad, donde son considerados con visos de certeza.

Para ejemplificar sobre sus nexos y, a partir de mi experiencia personal, tanto en Cuba como en El Salvador, hoy les contaré sobre el Justo Juez de la noche, personaje de leyenda de El Salvador. Según la tradición, es un fantasma que se aparece a quienes deambulan por los caminos rurales a altas horas de la noche, algunos lo describen montado sobre un caballo negro. Según las narraciones, esta aparición es un sujeto alto que no posee cabeza. En su lugar, aparece una columna de humo. Normalmente suele asustar a sus víctimas antes de lastimarlas, haciendo ruidos y entrando a sus cuerpos en las noches mientras duermen, si es que lo hacen, ya que hace que se les quite el sueño y no se duerman hasta altas horas de la madrugada y así, hacen que las personas estén cansadas y piensen que los ruidos y cosas que ven son alucinaciones por no descansar bien.

Cuenta la leyenda que, si te encuentras con un Justo Juez cerca, sin saber cómo apareció, es mejor que tengas cuidado y te pongas alerta, de ser así será necesario hacer un sacramento en la noche a las 4:13 am exactamente. Lee el resto de esta entrada

Crónicas desde El Salvador: Suchitoto.

IMG_20191229_120035

Por Brenda Murillo.

Un día, debatiendo con unos amigos médicos, graduados en Cuba, uno de ellos me dijo que en El Salvador había una ciudad parecida a Trinidad, llamada Suchitoto. Le pregunté si él había estado en Trinidad, ciudad de 500 años, una de las primeras villas fundadas por los colonizadores españoles en Cuba. Me dijo que no, pero que otros amigos la habían visitado y eran muy parecidas.

IMG_20191229_114321

Me dijo que la ciudad quedaba cerca de San Salvador, que podíamos ir un fin de semana a visitarla. Por supuesto que accedí, no para compararla, sino para seguir conociendo este hermoso país. Lee el resto de esta entrada

Crónicas desde El Salvador: Mitos populares,similares cauces con Cuba.

mitos

Por Brenda Murillo.

Desde que vine a vivir a El Salvador he escuchado de sus mitos en voces de ancianos, adultos y niños y me ha maravillado el parecido de sus esencias narrativas con los mitos cubanos. Como cualquier mito, son relatos tradicionales, que se transmiten de forma oral y narran acontecimientos prodigiosos, protagonizados por seres sobrenaturales o extraordinarios, que buscan dar una explicación, generalmente nada racional, a hechos o fenómenos.

Como todo mito, se entrelazan con formas de religiosidad y supersticiones, integrando el sistema de creencias de una cultura o de una comunidad, donde son considerados con visos de certeza. Lee el resto de esta entrada

Crónicas desde El Salvador: Tortillas de maíz.

Pin en El Salvador

Por Brenda Murillo.

Desde que vine a vivir a El Salvador aprecié que su cultura ancestral vive en su gastronomía popular, en la que tiene en un lugar especial el maíz, ingrediente sagrado para sus antepasados. Entre los platos típicos destacan las tortillas de maíz (rueda de masa de maíz cocida) y, aun cuando las tradiciones se han enriquecido con la cocina española, italiana y de Estados Unidos, este plato sigue siendo parte de la dieta básica del salvadoreño, combinadas con frijoles «parados» o frijoles sancochados u algún otro ingrediente.

En la actualidad, la gastronomía se ha ampliado mucho con arroz, verduras y carnes, pero las tortillas siguen siendo cotidianas, sobre todo para las personas más humildes de este hermoso país. Lee el resto de esta entrada

Crónicas desde El Salvador: Mi amigo el pastor.

 

Porque el 2020 será el Año de la Biblia para todos los cristianos ...

Por Brenda Murillo.

Ya instalada en San Salvador, un día tocaron a la puerta de mi casa y al mirar por la ventana vi a un joven vestido con un pantalón y una camisa de mangas largas, en medio de un asfixiante calor. En sus manos tenía un libro.

Al ver que no había ningún peligro abrí la puerta y el joven resultó ser un pastor, que Biblia en mano venía a evangelizar a una cubana, que procedía de un país, donde según los grandes medios de desinformación, se persigue a los religiosos. Nunca he tenido nada en contra de los religiosos, todo lo contrario, en Cuba lo recibía con las puertas abiertas y debatíamos sobre diversos temas, luego de lo cual desistían en convertirme en bautista, pentecostal o Testigo de Jehová. Lee el resto de esta entrada

Crónicas desde El Salvador: El cipote y el perico.

Bellas Aves de El Salvador: Psittacara strenuusAratinga strenua ...

Por Brenda Murillo.

Desde que me mudé para una nueva colonia en San Salvador, me gané la amistad de un cipote (niño) de unos nueve años. Su nombre era Ernesto, pero todos le decían cariñosamente Neto.

Al día siguiente de la mudanza se apareció en la puerta de mi casa con una hermosa rosa de regalo. A partir de ahí comenzó una amistad que solo terminaría cuando se marchó hacia Estados Unidos a vivir con una hermana.

Su mamá se dedicaba a elaborar pupusas y tortillas de maíz, que vendía en un humilde puesto a la entrada de la colonia. Tenía un hermano mayor, preso por causas que nunca quise conocer. Nunca conoció a su padre. Lee el resto de esta entrada

Crónicas desde El Salvador: Manejando en la capital.

Por Brenda Murillo.

A los pocos meses de llegar a San Salvador, El Salvador, y luego de algunas prácticas necesarias, comencé a manejar. Ya tenía experiencia en Cuba porque en mi familia siempre hubo auto y desde pequeña me gustó manejar. Para nada decir que era una chofer (motorista como se le dice en El Salvador) experimentada, pero ya sabía moverme en las calles complicadas de La Habana Vieja, Cerro, 10 de Octubre o Centro Habana. Nunca imaginé cómo sería aquí.

Muchos dicen que los cubanos manejan como locos, incluso yo lo decía, pero nada que ver a como manejan aquí. Es una locura, los autos siempre van a altas velocidades, los motoristas constantemente cometen infracciones del tránsito que en Cuba serían penalizadas hasta con el retiro de la licencia de conducción, pero aquí no ocurre así. También es que no hay prácticamente policías controlando el tráfico.

Al parecer, pienso yo, autos modernos, calles en excelente estado y ausencia de policías de tránsito, incitan a altas velocidades e imprudencias al volante. Hay también un nivel de autos demasiado elevado para un país pequeño, lo cual convierte un suplicio manejar en los horarios pico, donde puedes demorarte dos horas o más, para llegar a un sitio que con tráfico normal pudiera demorarte solo 15 0 20 minutos, quizás menos.

Hablando de imprudencias, nunca olvidaré que un día, en medio de la Alameda Juan Pablo II, de gran tráfico, mi amiga al volante se iba maquillando mientras conducía el auto. Llegué horrorizada a nuestro destino. Pero eso no es nada. Muchos manejan hablando con el celular o enviando mensajes de texto; y ni hablar de las motocicletas, que en los últimos años han inundado las calles de la capital y también incrementado los accidentes de tránsito. Aún consternada recuerdo un accidente de un motociclista contra un bus en el Bulevar Los Próceres; el joven iba hablando por el celular y se impactó a gran velocidad contra el bus, que invadió su senda sin ningún tipo de precaución.

Buses con puntas afiladas en las llantas son comunes en nuestras calles, siendo un gran peligro. Estos manejan sin ningún tipo de precaución también. Hay que estar muy atentos cuando se trata de adelantar a un busero, y si eres mujer más todavía. No sé si es por complejos o por machismo.

Es una gran reto para una mujer manejar en El Salvador, en especial en la capital. Todavía hay mucho machismo. Ello sin descartar la violencia e imprudencia con la cual se maneja, de ahí la cantidad de accidentes que diariamente se ven en nuestras calles, aun con la cuarentena.

A pesar de ello es necesario manejar, con precaución, y observando el tránsito en todo momento, porque nunca sabemos lo que nos puede pasar.

¿Que los cubanos son locos manejando? Vengan a El Salvador.

 

Crónicas desde El Salvador: Salió el sol.

Por Brenda Murrillo.

Afortunadamente desde el día de ayer salió el sol en El Salvador, aunque me han llegado reportes de amigos que hablan de algunas lluvias aisladas en sus lugares de residencia, pero con tendencia a ir disminuyendo.

Esto es una buena noticia aunque permanezcamos en “Alerta roja” debido a los daños causados por las lluvias durante una intensa semana, gracias (o por desgracia) a las tormentas tropicales Amanda y Cristóbal. Lee el resto de esta entrada

Crónicas desde El Salvador: Monseñor Romero.

cripta

Por Brenda Murillo.

El día de mi llegada a El Salvador le dije a mis amigos que el primer lugar que quería visitar en la ciudad era la cripta donde estaban los restos del Monseñor Romero, persona a la cual siempre había admirado, y quien fuera asesinado por defender a los más humildes.

Al día siguiente de esta conversación, en horas de la mañana, nos dirigimos hacia el centro de San Salvador, a la Catedral Metropolitana, donde está ubicada esta cripta, lugar sagrado para millones de salvadoreños. Con el silencio respetuoso y necesario en ese lugar sagrado, me senté a la izquierda de la cripta observando el lugar, donde habían personas rezando y pidiéndole milagros a Monseñor Romero, quien sería beatificado y canonizado durante el papado de Francisco, convirtiendo en Santo a este sacerdote vinculado a causas justas. Lee el resto de esta entrada

Crónicas desde El Salvador: Sismos.

Sismo de 5.8 grados de magnitud causa alarma en El Salvador • El ...

Por Brenda Murillo.

Si hay algo que temo en El Salvador, es a los sismos. Como cubana que reside en el occidente de la mayor de las Antillas, un sismo es algo lejano, solo conocido por los de la región oriental, aunque ahora se perciban incluso en La Habana o Pinar del Río.

Pero volviendo a mi experiencia en el tema. A las pocas semanas de estar en El Salvador, viendo el televisor siento que el sofá comienza a moverse y cuando pregunto qué estaba pasando, me dicen “no te preocupes, en un sismo, pero pequeño”. Quedé horrorizada al ver aquella tranquilidad y más viviendo en un quinto piso. Lee el resto de esta entrada

Ven-Cuba

MIRO CUBA DESDE VENEZUELA CHAVISTA.

cubaconamalia.wordpress.com/

“La palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla” José Martí

La Santa Mambisa

Promoviendo la FE de nuestra cubanísima Revolución

RE-EVOLUCIÓN

Combatiendo al neofascismo internacional

Desenlace

La verdad sobre mi país. Un blog para desmentir a los cibermercenarios

Cuba por Siempre

"Cuba es pueblo que ama y cree, y goza en amar y creer." José Martí

yurisander

Teconolgía, periodismo y vida

Fundación País Digno

Abriendo espacios de diálogo y debate entre actores sociales, políticos e intelectuales orgánicos del movimiento popular

Herencias Culturales

Herencias Culturales Guantánamo

Solidaridad Latinoamericana

"Con los pobres de la tierra quiero yo mi suerte echar"