¿La demagoga de derecha peruana Keiko Fujimori incendiará el país antes de aceptar la derrota?

Por Daniel Espinosa, publicado en The Grayzone.

Keiko Fujimori, la heredera política del ex dictador peruano encarcelado Alberto Fujimori, parece haber perdido su tercera elección consecutiva. Esta vez, ha sido derrotada por Pedro Castillo, un maestro izquierdista de los Andes rurales que lidera por poco en una encuesta deliberadamente demorada . Enfrentando una posible sentencia de 30 años por una serie de cargos relacionados con la corrupción, Keiko ahora está impugnando cientos de miles de boletas que ya se consideran válidas.

En una jugada que se asemeja a la reciente derrota del expresidente estadounidense Donald Trump y al posterior rechazo de los resultados electorales, Fujimori busca un ‘hat-trick’: ha calificado de «fraude» en las dos últimas elecciones después de perder, en ambas ocasiones sin éxito.

Esta vez, solo una pequeña élite suburbana, una concentración de puntos de venta corporativos controlados por el Grupo El Comercio y varias publicaciones ultraconservadoras están del lado de Keiko. Sin embargo, está tratando de obligar a las masas a salir a las calles en un movimiento que es tan irresponsable como peligroso, y que tiene ecos distintivos de Trump incitando a sus fanáticos a asaltar el Capitolio de los Estados Unidos.

Hasta el momento, el ejército peruano ha respetado su mandato como órgano no deliberante y ha evitado inmiscuirse en la contienda política. Incluso la Organización de Estados Americanos y Human Rights Watch, dos organismos que normalmente están del lado de los candidatos de derecha en América Latina, han rechazado abiertamente la acusación de fraude de Fujimori y han pedido una rápida resolución de sus débiles quejas. Por su parte, los observadores internacionales coinciden en que la encuesta fue limpia.     

Fujimori controló firmemente el Congreso de 2016 a 2020, dando forma a años de agitación política en lo que muchos vieron como una amarga venganza por no ganar la presidencia en 2016, cuando perdió una reñida segunda vuelta contra el ahora infame Pedro Pablo Kukzcynski, quien ahora vive bajo arresto domiciliario por soborno.

En los últimos años de una legislatura en la que su partido, la altamente disciplinada Fuerza Popular, gozó de una cómoda mayoría y muchos aliados, Keiko dirigió todo, desde un impulso de juicio político hasta el avance de medidas consideradas esenciales por sus poderosos patrocinadores corporativos.

En 2018, por ejemplo, su partido bloqueó una ley que habría informado a los consumidores sobre los altos niveles de aditivos alimentarios peligrosos en muchos productos de refrigerio populares, arriesgando los márgenes de ganancia de un magnate de los negocios, Dionisio Romero Jr., quien donó de manera encubierta millones de dólares para Campañas pasadas de Fujimori. Lo hizo llevando mochilas llenas de dinero en efectivo a Keiko y sus asesores cercanos.

Pero los años de control político también sacaron a la luz revelaciones sobre Odebrecht y respaldo financiero ilegal como el mencionado anteriormente: millones de dólares de la corporación brasileña ligada a Lava Jato y la élite bancaria y corporativa peruana desaparecieron o fueron “ pitufos ”. en muchos patrocinadores falsos y más pequeños, fraccionando el dinero en cantidades de donación menores y legales.

Las elecciones presidenciales de este año en Perú deberían haber terminado hace unos días, ya que se han tabulado más del 98% de los votos. Pero las denuncias de fraude de Fujimori, falsamente aceptadas como legítimas por la prensa conservadora y sectores del establishment político del país, han estancado por completo la validación de Castillo como presidente. Hoy, Perú está esperando una decisión que podría “tomar semanas ”, arriesgándose a una peligrosa oleada de disturbios sociales en las calles.

Un imperio de medios corporativos deshonrado impulsa el pánico del apocalipsis comunista

Una campaña de miedo dirigida a Lima, donde vive poco menos de un tercio de los peruanos, ha llevado la polarización política de la sociedad peruana a grados raramente vistos en décadas.

Pero el hecho no pasó desapercibido: hace apenas unos días, una decena de periodistas fueron despedidos u obligados a dimitir del canal de televisión más importante del país, América Televisión, parte del Grupo El Comercio, llamando la atención de reguladores y de la público por igual. La institución local de ética en el periodismo se había alarmado por la evidente degradación de la prensa peruana, donde más del 70% de las noticias son propiedad y están controladas por el citado conglomerado empresarial, y pidió una revisión sobre la forma en que se conduce el periodismo en el país. , y enfatizó la necesidad de reformarlo.

La agresiva campaña de propaganda impulsada por la campaña de Keiko advirtió a los peruanos de un apocalipsis “comunista” si Pedro Castillo era elegido, sembrando el pánico entre las clases media y alta de Lima, generando un odio irracional que destrozó amistades y familias. La intensidad del susto rojo propagado por El Comercio, el resto de los medios de comunicación y el establishment de derecha, reflejó la paranoia de la aristocracia local, un logro en la guerra psicológica que, sin embargo, no logró obstaculizar la victoria de Castillo.

Misteriosos y costosos carteles iluminados aparecieron repentinamente en la avenida más transitada de Lima advirtiendo al público sobre cómo «El socialismo conduce al comunismo » , «El comunismo es pobreza» y sobre la necesidad de «Defender la libertad y la democracia». La defensa del país contra el espectro maligno del comunismo se equiparó con derecho a voto de Keiko Fujimori, que, como Jair Bolsonaro ante ella, hizo campaña mientras esté usando el nacional de fútbol Jersey . Así como el «antiamericanismo» se equiparó con la promoción del socialismo durante la Guerra Fría en los Estados Unidos, aquí en Perú, los izquierdistas son ampliamente demonizados como «antiperuanos».

Más allá de la campaña de espanto de relaciones públicas que se desarrolló en la calle, las grandes corporaciones amenazaron a sus empleados con la pérdida de sus trabajos si no votaban por el derechista, una campaña de intimidación que es técnicamente ilegal en Perú y en la mayoría de las democracias.

La histeria entre la base de Keiko ha llegado al punto en que muchos no solo están convencidos de que el país está cayendo no solo en manos de una dictadura comunista estereotipada, sino también en manos de Sendero Luminoso, un brutal grupo insurgente maoísta que fue totalmente derrotado. y en su mayor parte destruida en 1992 bajo la presidencia de Alberto Fujimori.

Una masacre altamente sospechosa que tuvo lugar en la localidad selvática de San Miguel del Ene el 23 de mayo, donde dieciséis personas fueron asesinadas, entre ellas dos niños, reabrieron heridas y recuerdos de los sangrientos años de terrorismo que asoló el Perú.

Una misteriosa masacre alimenta la campaña de miedo anticomunista de Keiko

El ataque en San Miguel del Ene se atribuyó inmediatamente a un grupo narcoterrorista que se separó de Sendero Luminoso hace más de una década para dedicarse al negocio de la cocaína. Pero el Partido Comunista del Perú Militarizado (MPCP), como se llaman a sí mismos los remanentes de Sendero Luminoso en estos días, no ha sido conocido por participar en ataques políticos como la masacre antes mencionada.

Misteriosamente, se encontraron volantes en el lugar de la masacre con un mensaje ominoso que solo podría haber beneficiado a una de las candidatas en la contienda: “No vote por Keiko Fujimori…”.

La evaluación de los militares peruanos de que los desaparecidos Sendero Luminoso eran «definitivamente» responsables de los asesinatos llevó el miedo público a nuevas alturas e impulsó la popularidad de Keiko. Sin embargo, los militares no consideraron que Sendero Luminoso y el MPCP son enemigos acérrimos, o que el liderazgo del grupo anterior murió hace mucho tiempo o está en prisión. Además, la investigación sobre la masacre había estado totalmente en manos de la policía, no del ejército.

Como era de esperar, el conglomerado de medios pro-Keiko El Comercio aprovechó la versión del ejército de los asesinatos para determinar ipso facto la culpabilidad de Sendero Luminoso . Sin embargo, cuando los reporteros independientes acudieron a la escena del crimen, escucharon testimonios que plantearon serias dudas sobre la historia oficial.

En cambio, todos los lugareños en cien millas alrededor de San Miguel del Ene, el pueblo donde dieciséis fueron brutalmente asesinados, brindaron testimonios completamente en desacuerdo con la versión oficial. Los aldeanos dijeron que conocían bien a los narcoterroristas, refiriéndose a ellos como «primos» y «tíos» cuando ingresan a sus pueblos. Explicaron que matar a civiles de esa manera no solo privaría a los narcos de trabajadores para sus campos de coca, sino que también correría el riesgo de alienar a la gente de esas localidades, de las que dependen para obtener información, servicios y mano de obra.

Entre muchos otros detalles ignorados por la prensa y las autoridades, muchos testigos le dijeron al medio peruano independiente Hildebrandt en sus trece que momentos antes del ataque, se cortaron los servicios telefónicos y eléctricos Los lugareños dijeron que esto sucede cada vez que el ejército está a punto de iniciar una redada contra los narcotraficantes. Una sobreviviente describió a los atacantes como personas «normales», vestidas no como terroristas, la policía o el ejército.

Inmediatamente después del homicidio, de tres a cinco atacantes fueron vistos huyendo del lugar en motocicletas, un vehículo que normalmente no se asocia con narco-pandillas, en dirección a una localidad llamada Valle Esmeralda, donde tiene su base un destacamento militar.

Como era de esperar, los periódicos que componen el imperio sensacionalista pro-Keiko de El Comercio ignoraron todos los testimonios de testigos detallados anteriormente.

¿Está justificado el miedo a Castillo?

Durante la primera ronda de votación, un enorme 70% de los votantes no eligió ni a Pedro Castillo ni a Keiko Fujimori. A pesar de ese hecho, ninguno de los candidatos intentó moderar su tono para apelar a un electorado más amplio hasta el final de la campaña.

Aunque el discurso sobre la nacionalización de los recursos naturales y las industrias clave es una línea roja obvia para la derecha conservadora del país, Castillo también ha sido notoriamente inconsistente, diciendo una cosa a ciertas audiencias en su gira por Perú, y luego otra a las cámaras de televisión, preocupado. autoridades y periodistas de oposición. Los errores económicos de Castillo durante varias conferencias de prensa destacaron su urgente necesidad de apoyo de relaciones públicas y una gestión política cuidadosa.

Incluso después de que Castillo suavizó su retórica, solo una pequeña parte del segmento indeciso de votantes dijo que consideraría votar por él. Muchos estaban convencidos de que Vladimir Cerrón, el líder declaradamente marxista del partido de Castillo, Perú Libre, estaba tomando las decisiones desde detrás de la escena. De hecho, uno de los principales temas del bombardeo de propaganda de derecha de las últimas semanas ha sido presentar a Cerrón como el verdadero poder detrás del trono de Castillo.

El enfoque en Cerron fue particularmente dañino dado que un juez notoriamente sin escrúpulos levantó recientemente un veredicto penal en su contra . Emitida durante los días más calurosos de las elecciones, la decisión parecía sospechosa y ahora presenta un grave riesgo de inflamar una situación ya explosiva al enviar a más personas a las calles en oposición al regreso de Cerrón a la influencia política.

Perú Libre está constituido en parte por sindicalistas de la educación como Castillo, pero también mantiene vínculos débiles con MOVADEF, un movimiento político que busca amnistía para los terroristas condenados. Sus miembros participan activamente en diferentes ramas del mismo sindicato público como el maestro de izquierda y presidente de facto. Esta es la razón por la que muchos ciudadanos engañados por la propaganda del miedo de los medios de comunicación de derecha consideran el surgimiento de Perú Libre como una «amenaza terrorista».

Sin embargo, la acusación es simplemente infundada. En realidad, Castillo era un “ rondero ” que ayudó a liderar milicias civiles campesinas que fueron reconocidas oficialmente por el gobierno peruano para defender pequeños pueblos de los Andes contra las células terroristas de Sendero Luminoso durante la década de 1980 y principios de la de 1990.

De hecho, los miembros estigmatizados de MOVADEF no promueven la violencia; en cambio, abogan por la participación política y la reconciliación entre ex terroristas totalmente rehabilitados y la ciudadanía en general.

Tras una avalancha de propaganda anticomunista destinada a revivir los fantasmas de los días más oscuros del Perú moderno, y sin una prensa imparcial o remotamente profesional que lo contrarreste, el país está entrando en un territorio peligroso. La historia, sin embargo, parece ya escrita: las instituciones internacionales, e incluso las entidades establecidas, están rechazando las cáusticas tácticas de Keiko y reconociendo a Pedro Castillo como el próximo presidente de Perú.

Publicado el 15 junio, 2021 en Perú y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Entérate cubano

Actualidad de Cuba para los cubanos en el exterior.

Ven-Cuba

MIRO CUBA DESDE VENEZUELA CHAVISTA.

cubaconamalia.wordpress.com/

“La palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla” José Martí

La Santa Mambisa

Promoviendo la FE de nuestra cubanísima Revolución

RE-EVOLUCIÓN

Combatiendo al neofascismo internacional

Desenlace

La verdad sobre mi país. Un blog para desmentir a los cibermercenarios

Cuba por Siempre

"Cuba es pueblo que ama y cree, y goza en amar y creer." José Martí

yurisander

Teconolgía, periodismo y vida

Fundación País Digno

Abriendo espacios de diálogo y debate entre actores sociales, políticos e intelectuales orgánicos del movimiento popular

Herencias Culturales

Herencias Culturales Guantánamo

A %d blogueros les gusta esto: