Un nuevo libro que intenta calificar al denunciante de la CIA como un traidor termina demostrando exactamente lo contrario

Por Jeremy Kuzmarov, publicado en Cover Action Magazine, EE.UU.

En 1975, el ex agente de la CIA Philip Agee lanzó una bomba con la publicación de Inside the Company , una exposición de las nefastas actividades de la CIA en América Latina.

Philip Agee
El joven Philip Agee. [Fuente: spartacus-educational.com ]

Al crecer en una familia conservadora de clase media en Tampa Bay, Florida, Agee se unió a la CIA en 1957 después de graduarse de la Universidad de Notre Dame creyendo en las virtudes de la Guerra Fría.

Sin embargo, se desilusionó cuando vio que la CIA adoptó métodos ilegales en apoyo de las corporaciones multinacionales con sede en Estados Unidos y para promover la dominación y el control geopolítico de Estados Unidos.

El golpe de gracia para Agee fue una reunión que tuvo en diciembre de 1965 con el jefe de policía de Montevideo, coronel Ventura Rodríguez, donde escuchó gritos desde una celda detrás de la oficina del jefe.

Estos gritos eran los de Oscar Bonaudi, el líder del partido comunista de la escuadra de autodefensas de Uruguay cuyo nombre Agee había proporcionado a Rodríguez.

Theodore (Ted) Shackley
Theodore Shackley [fuente: spartacus-educational.com ]

Después de que se publicó Inside the Company , la CIA contrató al legendario operativo Theodore Shackley para controlar el daño anticipado por las revelaciones de Agee, que incluyeron la salida de los oficiales de la CIA, e inició una campaña de difamación en su contra.

Rositzke de la CIA
Harry Rositzke [fuente: baconsrebellion.com ]

El agente de la CIA David Atlee Philips calificó a Agee como un “primitivo moral”, mientras que Harry Rositzke declaró que al “revelar los nombres de los agentes de la CIA, cometió una transgresión que Kim Philby no había cometido”. [Kim Philby era un espía británico que desertó a la URSS y expuso a los agentes británicos a los rusos]

06_09_JFK_02
David Atlee Philips [Fuente: newsweek.com ]

El nuevo libro de Jonathan Stevenson, A Drop of Treason: Philip Agee y su denuncia de la CIA , vuelve a invocar los cargos de traición, comparando a Agee con Julian Assange, el “proveedor completamente amoral de Wikileaks”, como Stevenson lo describe.

Sin embargo, Stevenson no proporciona ninguna evidencia que revele que Agee trabajó para ningún país extranjero, en particular los soviéticos o cubanos, y confirma que ningún oficial de la CIA sufrió daños personales debido a sus revelaciones.

Stevenson también reconoce que muchas de las críticas de Agee a la política exterior de Estados Unidos fueron válidas, ya que Estados Unidos “apoyó a dictadores autocráticos antiliberales en toda América Latina durante la Guerra Fría” y “reprimió a la izquierda indígena a través de la CIA”.

Stevenson escribe que Agee hizo un “argumento razonablemente a la defensiva y con una información única de que la política exterior estadounidense era, en contra de la visión recibida del honor y la nobleza de Estados Unidos, de hecho, engañosa y mercenaria”.

A pesar de esta evaluación, Stevenson separa a Agee de otros denunciantes de la CIA como Victor Marchetti, [1] Frank Snepp, [2] y el amigo de Agee, John Stockwell, [3] que “iluminó la naturaleza contraproducente del apoyo de la CIA a las operaciones militares en guerras secretas, pero no lo hizo”

Stevenson también considera a Dan Ellsberg, el famoso filtrador de los Papeles del Pentágono, al denunciante de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) William Binney, [4] y al ex agente de la CIA Glenn Carle, quien se opuso al interrogatorio mejorado, más noble que Agee porque permanecieron leales a Estados Unidos y buscó reformar la estructura política en lugar de promover la revolución social.

Agee, en la evaluación de Stevenson, tiene mucho en común con Edward Snowden, “un traidor casi sociópata” según su definición, y es solo un poco mejor que “el mercenario sin alma” Aldrich Ames, un agente de la CIA de 1983-1994 que derribó a los soviéticos de la CIA. bloque de la red de agentes pasando sus identidades a la KGB.

Lógica dudosa

La lógica de Stevenson es dudosa en múltiples niveles.

En primer lugar, John Stockwell y Dan Ellsberg desarrollaron puntos de vista similares a Agee y llegaron a ver a Estados Unidos como un heredero de las potencias coloniales europeas, que fabricaban enemigos extranjeros para sostener el complejo industrial militar. Ellsberg promovió la desobediencia civil para detener las operaciones del imperio estadounidense y fue arrestado más de 75 veces.

Según la definición de Stevenson, miles de personas que ven la política exterior estadounidense como impulsada por la codicia de las corporaciones multinacionales son traidores a Estados Unidos, una posición muy similar a la del senador Joseph McCarthy. Un traidor, sin embargo, es en realidad alguien que trabaja para una potencia extranjera contra la gente de su país, generalmente para beneficio personal. Las personas que advierten que el gobierno de su país ha sido secuestrado por intereses privados, por el contrario, generalmente quieren que se restablezca la democracia porque se preocupan por sus conciudadanos.

El hecho de que la crítica de Agee a los EE. UU. Como un imperio empeñado en explotar los recursos de los países del Tercer Mundo fue más allá que otros denunciantes que simplemente cuestionaron la ejecución o inmoralidad de políticas específicas (es decir, vigilancia, tortura, abandono de un aliado) es un crédito de Agee y no señal de traición. Agee no solo expuso las irregularidades criminales, sino que explicó su causa raíz, ofreciendo así a las personas una forma de prevenir su perpetuación y recurrencia.

Sin gota de traición

Jonathan Stevenson ha enseñado en el Colegio de Guerra Naval de los Estados Unidos y se desempeñó como director de asuntos político-militares, Medio Oriente y África del Norte, en el Consejo de Seguridad Nacional durante la presidencia de Obama.

Su nuevo libro parece ser parte de la guerra del establishment de la política exterior contra los denunciantes, y particularmente contra aquellos que desafían los fundamentos del orden político-económico.

Una persona sonriendo para la cámara Descripción generada automáticamente con confianza media
Jonathan Stevenson [Fuente: nybooks.com ]

Gran parte de la información que presenta Stevenson en A Drop of Treason contradice el título y la tesis del libro. A pesar de sus esfuerzos por demostrar que Agee trabajaba para una potencia extranjera, no ofrece tal evidencia.

Después de que Agee dejó la CIA, Stevenson enfatiza que hizo un viaje de investigación a Cuba y le dio a un “manipulador” cubano un memorando sobre cómo la CIA podría intentar subvertir el régimen socialista de Salvador Allende en Chile, que finalmente hizo con un efecto desastroso.

Stevenson afirma, sin embargo, que no hay evidencia de que el gobierno de La Habana, si alguna vez obtuvo el documento, lo compartiera con el gobierno de Allende.

Salvador Allende [Fuente: bbc.com ]

Stevenson posteriormente plantea la afirmación hecha por el corresponsal de Los Angeles Times, Murray Seeger, de que Agee arruinó una gran red de agentes polacos pro occidentales, lo que resultó en el arresto de un ex medallista de oro olímpico, Jerzy Pawlowski, y la ejecución de otro espía.

Jerzy Pawłowski - Wikipedia
Jerzy Pawlowski [Fuente: wikipedia.org ]

Stevenson, continúa sugiriendo, sin embargo, que cualquier inferencia de que Agee era responsable era “imprecisa, si no fantasiosa”.

En ese momento, Agee había amenazado con demandar a Seeger porque su historia, que fue asesinada por Los Angeles Times, no tenía fuentes adecuadas y parecía ser propaganda de la CIA.

A principios de la década de 1990, Philip Agee demandó a la primera dama Barbara Bush por difamación porque ella lo culpó del asesinato en diciembre de 1975 del jefe de la estación de la CIA de Atenas, Richard Welch, una acusación que se vio obligada a retirar en ediciones posteriores.

Stevenson concluye correctamente que la identidad de Welch había sido filtrada por fuentes distintas a Agee y cita al exdirector de la CIA William Colby, quien afirmó que Welch “aceptó una mala cobertura al vivir en la misma casa que su predecesor, a quien los asesinos habían acechado, e hizo solo esfuerzos superficiales para ocultar su identidad “.

el-asesinato-de-richard-welch
El jefe de la estación de la CIA, Richard Welch, antes de ser asesinado a tiros. Los esfuerzos para atribuir su muerte a Agee fracasaron, ya que el ex director de la CIA, William Colby, admitió que no tuvo nada que ver con eso. [Fuente: ekathimerini.com ]
Oleg Kalugin
Oleg Kalugin [Fuente: abc.net.au ]

En un libro de 1994 , el desertor de la KGB, Oleg Kalugin, afirmó que Agee le ofreció información a la KGB sobre una operación de la CIA en la Ciudad de México en 1973, aunque a Stevenson le parece “poco probable que Agee encargara a los soviéticos su conocimiento”.

El desertor de la KGB Vasili Mitrokhin y Christopher Andrew en su libro de 1999, The Sword and the Shield: The Mitrokhin Archive and Secret History of the KGB , dice que Agee fue reclutado como agente soviético con el nombre en clave de PONT, pero se dedicó a proporcionar información a Cuba. cuando la KGB rechazó sus propuestas como una trampa.

Stevenson, sin embargo, cita al investigador de Colonia Michael Opperskalski, quien considera a Mitrokhin un “vendedor ambulante de desinformación” y “una mentira seria”.

Stevenson señala además que los archivos de la KGB especifican que Agee no era un agente de la KGB, y que la KGB no logró que Agee omitiera de su libro los nombres de varios agentes de la CIA que estaba tratando de reclutar, en particular el presidente mexicano Luis Echeverría Álvarez [5] – lo que indica una falta de influencia sobre él.

Una imagen que contiene persona, persona, corbata, traje Descripción generada automáticamente
Luis Echeverría Álvarez [Fuente: wikipedia.org ]

En 1996, la Oficina del Departamento de Justicia de Nueva York cerró una investigación renovada sobre la posible traición de Agee, al no haber podido “detectar que el sujeto participó en ninguna actividad de inteligencia en nombre de ningún servicio de inteligencia extranjero”.

Esto demuestra que Agee no era un traidor, o al menos que no había pruebas para procesarlo como tal cuando estaba vivo.

Nombres de nombres

Incapaz de demostrar la lealtad de Agee o trabajar para ninguna potencia extranjera, Stevenson escribe que “fue la exposición de los agentes y activos de la CIA lo que hizo que el libro [ Inside the Company ] fuera tan singularmente traicionero”.

Sin embargo, Stevenson descubrió que sus revelaciones nunca perjudicaron a ningún oficial de la CIA y se asegura de explicar la razón fundamental de Agee, que es convincente.

Después del lanzamiento de Inside the Company , Agee le dijo a la revista Playboy que si bien la CIA afirmó que el secreto era necesario para ocultar lo que estaba haciendo a los enemigos de los EE. UU., La verdadera razón era “ocultar lo que la CIA está haciendo al pueblo estadounidense”. y de las personas victimizadas por la CIA ”.

Vintage playboy agosto de 1975 lillian muller
Entrevista de Agee en la revista Playboy . [Fuente: tias.com ]

Agee sugirió además que muchos de sus detractores, que ahora incluirían a Stevenson, hablaban de la CIA “como si fuera una organización benéfica internacional de algún tipo, y de mí como si le hubiera hecho algo horrible a un montón de gente decente y buena. es decir, líderes de la YMCA “.

“[Pero] de hecho, la CIA…. es una organización criminal al menos tan infame como la mafia y mucho, mucho más poderosa. Incluso más que la guerra de Vietnam, la CIA representa la destrucción de nuestros ideales nacionales con el pretexto de salvarlos. Lo que tienes que entender es que al revelar los nombres de los agentes de la CIA, estoy revelando los nombres de las personas involucradas en actividades delictivas. Estas personas infringen la ley todos los días … No conozco ningún país en el que interceptar o interceptar el correo o sobornar a los funcionarios públicos sea legal “.

A Drop of Treason no deja ninguna duda de que la CIA estaba involucrada en actividades delictivas en los países en los que trabajaba Agee.

En Ecuador, espió e infiltró ilegalmente a un gobierno de izquierda, plantó desinformación en los medios de comunicación, organizó una unidad de bombas para interrumpir violentamente reuniones políticas y manifestaciones, apoyó a un sacerdote anticomunista que incitaba a la violencia contra personas consideradas comunistas y respaldó a una derecha. ala del gobierno golpista que impuso la censura y canceló las elecciones.

CIA Against Latin America-1
Portada del libro basada en una entrevista con Philip Agee que detalla los crímenes de la CIA en Ecuador en la década de 1960. [Fuente:  pirancafe.com ]

La CIA en América Latina durante la década de 1960 a) apoyó una guerra sucia en Uruguay contra los Tupamaros de izquierda, b) sentó las bases para una invasión de la República Dominicana por 20.000 marines estadounidenses en nombre de los intereses comerciales estadounidenses, c) juzgó derrocar y asesinar al líder revolucionario cubano Fidel Castro a través de una alianza con la mafia, d) respaldó un golpe en Brasil que marcó el comienzo de veinte años de dictadura militar, ye) ayudó a empoderar a los líderes del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en México, donde Agee estaba un tiempo estacionado, quien supervisó el asesinato de cientos de estudiantes en la infame masacre de Tlatelolco en 1968.

Una imagen que contiene al aire libre, persona, cielo, personas Descripción generada automáticamente
Tanques ocupando la Plaza Zócalo de la Ciudad de México durante las protestas estudiantiles que fueron brutalmente reprimidas en lo que se conoció como la masacre de Tlatelolco. [Fuente: americassouthandnorth.wordpress.com ]

Un hombre de conciencia y profeta de nuestro tiempo

Dada la magnitud de estas injusticias, las denuncias de Agee no deben verse como el acto de un renegado, sino como el de un hombre de conciencia que quería informar a los ciudadanos estadounidenses de los grandes errores morales que se estaban perpetrando en su nombre.

El hijo de Agee, Philip Jr., le dijo a Stevenson que:

Phil Agee
Phil Agee Jr., hijo de Philip Agee. [Fuente: linkedin.com ]

“Para aquellos que conocieron a [Agee] personalmente, especialmente aquellos en la familia, él nunca dejó de expresar y practicar un compromiso patriótico de por vida con el pueblo estadounidense. Lo que algunos estadounidenses no comprenden es que su cambio ideológico fue una forma de mantener su idealismo sobre los grandes valores de la tradición estadounidense. Prefirió insistir, por ejemplo, en la prosperidad real y la justicia real como resultado esperado de la Alianza para el Progreso, en lugar de estar satisfecho cuando la iniciativa se convirtió más en un éxito de relaciones públicas que en cualquier otra cosa. Se negó a tomar el camino que otros toman, en el que se instalan en un realismo cínico que permite que la nación se vuelva tan inmoral como los enemigos con los que afirmamos diferir “.

Al final del libro, Stevenson cita al autor Christopher Moran, quien creía que Agee enfrentaba recriminaciones y hostilidad no porque fuera un agente extranjero o traidor, sino porque “sostenía un espejo frente al rostro de la nación, y a pocos les gustaba el reflejo mirando atrás.”

El lugar de Agee en la historia es, en última instancia, el de un valiente narrador de la verdad, profeta y sabio. Su posición heroica será apreciada cada vez más con el tiempo, a medida que las contradicciones y los excesos del imperio estadounidense se desarrollen.


  1. Marchetti escribió un libro crítico sobre la CIA en 1975, CIA: The Cult of Intelligence , que fue examinado por la CIA. 
  2. Snepp fue analista jefe de la estrategia norvietnamita de la CIA en Saigón y escribió un libro revelador , Decent Interval , que criticaba el abandono de Estados Unidos de su aliado de Vietnam del Sur. 
  3. Stockwell sirvió con la CIA en Vietnam y dirigió las operaciones encubiertas de la CIA en Angola en 1975 antes de renunciar a la Agencia y escribir un libro crítico, En busca de enemigos , publicado en 1984. 
  4. Binney es un ex funcionario de inteligencia de 30 años de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA). Renunció en 2001 como Director Técnico Nacional de la NSA, quien criticó el sistema “Trailblazer” de recopilación de datos de vigilancia masiva. 
  5. Álvarez fue presidente de 1970 a 1976. Fue secretario de Gobernación durante la masacre de Tlatelolco de 1968 en la que murieron cientos de estudiantes que protestaban por los abusos del gobierno. 

Publicado el 4 junio, 2021 en #CIA, Uncategorized y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Ven-Cuba

MIRO CUBA DESDE VENEZUELA CHAVISTA.

cubaconamalia.wordpress.com/

“La palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla” José Martí

La Santa Mambisa

Promoviendo la FE de nuestra cubanísima Revolución

RE-EVOLUCIÓN

Combatiendo al neofascismo internacional

Desenlace

La verdad sobre mi país. Un blog para desmentir a los cibermercenarios

Cuba por Siempre

"Cuba es pueblo que ama y cree, y goza en amar y creer." José Martí

yurisander

Teconolgía, periodismo y vida

Fundación País Digno

Abriendo espacios de diálogo y debate entre actores sociales, políticos e intelectuales orgánicos del movimiento popular

Herencias Culturales

Herencias Culturales Guantánamo

Solidaridad Latinoamericana

"Con los pobres de la tierra quiero yo mi suerte echar"

A %d blogueros les gusta esto: