Ilusiones estadounidenses

Por Max J. Castro, publicado en Progreso Semanal

La semana pasada critiqué a Trump y a los republicanos por su mentalidad de negación y engaño. Esta semana paso a los llamados moderados y liberales. Con suerte, pronto los engaños mortales de Trump y sus monolíticos actores secundarios del Partido Republicano serán enviados a la letrina de la historia. Parece que Biden, los moderados y los liberales estarán en el asiento del conductor. Sus ilusiones son menos irracionales y desagradables que las de la derecha, pero pueden ser un obstáculo mayor para un cambio fundamental a largo plazo.

Las ilusiones liberales comienzan con el mantra “esto no es lo que somos”. ¿Ustedes lo creen? La convicción en la inocencia estadounidense, como la creencia en Dios, es impermeable a cualquier desafío acerca de la falta de evidencia o razón. La ilusión de inocencia es tan falsa como la fantasía derechista de que hubo un pasado dorado cuando Estados Unidos era grande. Creemos en la inocencia estadounidense porque queremos creerlo, necesitamos creerlo, y la duda requeriría un ajuste de cuentas y un cambio.

Entonces, hagamos un balance de quiénes somos (y siempre hemos sido) y desinflemos algunas ilusiones liberales por medio de un J’accuse al estilo de Zola, un acta de acusación.

Comencemos con el genocidio y el despojo de la población nativa de América del Norte. Esto sucedió en todo el mundo donde tuvo lugar el colonialismo. Lo que es irritante aquí es que parece no haber sacudido en absoluto la ilusión de inocencia. De hecho, estamos tan lejos de aceptar nuestra culpa por este crimen y el otro gran crimen nacional, la esclavitud, que el retrato de Andrew Jackson, azote de la población aborigen, esclavista, violento matón que invadió La Florida y libró una guerra contra los colonos españoles sin molestarse en recibir autoridad del Congreso o del presidente, aún cuelga en una pared de la Casa Blanca.

De hecho, en una ceremonia en honor a nativos estadounidenses héroes de la Segunda Guerra Mundial, el presidente Trump utilizó el retrato de Jackson como fondo. Para colmo, aludió al cuento de Pocahontas para atacar a Elizabeth Warren, una enemiga política. Más recientemente, Trump eligió el Monte Rushmore, símbolo del establecimiento de la nación sobre las tierras y los cadáveres de los nativos. Impenitente.

Sigamos con la esclavitud de un gran número de personas negras cuyo trabajo construyó gran parte de la base económica de este país, algo que nunca ha sido reconocido. ¿Arrepentimiento, desagravio? Para la mayoría de los estadounidenses blancos, esa es una idea radical y loca, en vez de una especie de justicia tardía. Impenitente. ¿Quién, yo? Yo ni siquiera estaba vivo entonces. Impertérrito hasta el punto de creer en la inocencia de todo policía que mata o golpea fieramente a un negro, con la rara excepción de cuando hay un video claro e inequívoco, e incluso entonces… Recuerden a Rodney King.

Es difícil no leer en la historia de no enjuiciamiento y absolución de agentes de policía que matan a negros en circunstancias dudosas la idea de que las vidas azules importan más que las vidas negras.

Vayamos ahora a la fundación de una república en la que “todos los hombres son creados iguales”, pero las mujeres quedan completamente fuera del proceso político. El patriarcado es universal, lo que es característicamente estadounidense es el progreso vacilante hacia la igualdad, en comparación con otros países y la fuerza duradera de la reacción antifeminista, un vampiro que siempre regresa, ahora en la forma del esfuerzo por crear un Tribunal Supremo a prueba de abortos.

Pasar del género a la ilusión de igualdad. En la Constitución, los negros se contaban como una fracción de una persona y no se les permitía votar. Tampoco a blancos que carecían de propiedades. La clase y la raza se niegan como grandes influencias en la historia estadounidense y, sin embargo, continúan existiendo, quizás de manera más evidente que nunca. Las diferencias de clase eran pequeñas en comparación con Europa durante la mayor parte de nuestra historia. Ahora sucede lo contrario.

Impenitente. La narrativa maestra de las élites gobernantes no es de cómo una pequeña élite prácticamente monopoliza la riqueza de la nación. Se trata de cuánto niega el resto (el 46 por ciento de Mitt Romney y las reinas de la ayuda social de Reagan) acerca de las ganancias legítimas de los ricos por medio de la instrumentalidad del gobierno.

Probablemente la ilusión más generalizada es la creencia de que este es el mejor país y el más democrático del mundo. Falso. En las democracias, quien gane más votos en una elección gana la contienda. Este no ha sido el caso en dos de nuestras últimas cinco elecciones.

El Colegio Electoral y el Senado son reliquias de la era de los coches de caballos, una era arcaica y diseñada por los Fundadores como un obstáculo para la democracia plena. Han seguido funcionando como fórmulas para el gobierno de la élite.

Otra reliquia del siglo XVIII, la Segunda Enmienda, resultó ser una fórmula involuntaria para la carnicería, algo que los Fundadores no podrían haber imaginado. No somos la mayor democracia del mundo. Somos la mejor República que se puede comprar, con muchas características antidemocráticas arcaicas.

Paralelamente a la ilusión del excepcionalismo democrático, está la ilusión de una prosperidad y una benevolencia inigualables. Los estadounidenses creen que estamos en la cima del mundo en todo. De hecho, vamos a la zaga de los países más avanzados en casi todo lo que cuenta desde una perspectiva humana. Tasa de mortalidad. El desarrollo humano medido por una gran cantidad de estadísticas como la educación y el acceso a la atención médica. Igualdad económica. Disposiciones para el cuidado de los niños. Ayuda al exterior. Y estamos en la cima o cerca de ella en todas las cosas incorrectas. La violencia armada. Tasas de encarcelamiento. Pena capital.

El tamaño geográfico del país es otro elemento de la noción de grandeza e ilusión de inocencia. Aproximadamente un tercio del país — California, Texas, Arizona, Nuevo México, Colorado, Nevada — fue obtenido mediante una guerra de agresión contra México, racionalizada con una excusa más falsa que las armas de destrucción masiva. Un enorme robo de tierras. ¿Cuántos estadounidenses saben esto o estarían dispuestos a aceptarlo? ¿Arrepentimiento? Diablos, no. Queremos construir un muro para mantener alejadas a las personas a las que les robamos la tierra.

Todo esto es anterior a Donald Trump. Necesitamos deshacernos de Donald Trump y del Senado republicano, sí, pero también debemos reconocer que ni siquiera son la mitad de nuestro problema. El regreso de la decencia y algunos ajustes a nuestro sistema son bienvenidos, pero no resolverían nuestros problemas fundamentales. Lo que necesitamos es una refundación. Necesitamos autoexaminarnos y examinar sin anteojeras nuestra historia en el espejo. Descartemos la ilusión de inocencia.

Esta ilusión ciega incluso a los mejores y más brillantes con credenciales liberales más impecables. Recuerdo haber leído a Leonard Pitts, a raíz de la orgía patriótica después del 11 de septiembre, diciendo que ellos, al Qaeda, matan a civiles mientras que nosotros no. Pensé, ¿de verdad? Hiroshima. Nagasaki. El bombardeo de alfombra de Vietnam. Y esa es una lista muy, muy corta.

De manera característica, Pitts ganó un Pulitzer por esto. Incluso aquellos que han sido más gravemente heridos por las hipocresías de este país no siempre pueden hacer un alto y ver la realidad, excepto a través de lentes patrióticos. Esta ceguera es recompensada y honrada.

Biden probablemente ganará, aunque esto no es seguro, incluso con la COVID-19, dado el alto Cociente de Idiotez de tantos electores estadounidenses. Pero Biden es un reformista que trata de lograr un cambio gradual, y no va a presidir la refundación necesaria para cambiar fundamentalmente el historial mediocre de este país en materia de salud, bienestar humano, democracia y la carnicería por las armas de fuego.

Lo mejor que podemos esperar es que Biden derrote a la COVID-19. Pero para hacer esto, necesitaría bloquear con fuerza una gran franja de la economía y la sociedad mientras persista el virus. ¿Será lo suficientemente firme como para soportar las protestas, los lamentos y el llanto de los negocios que se hundirán si los republicanos se niegan a romper con su norma de tacañería del libre mercado y en cambio los empujan delante de un autobús?

Traducción de Germán Piniella para Progreso Semanal.

Publicado el 15 octubre, 2020 en EE.UU, elecciones presidenciales y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Entérate cubano

Actualidad de Cuba para los cubanos en el exterior.

Ven-Cuba

MIRO CUBA DESDE VENEZUELA CHAVISTA.

cubaconamalia.wordpress.com/

“La palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla” José Martí

La Santa Mambisa

Promoviendo la FE de nuestra cubanísima Revolución

RE-EVOLUCIÓN

Combatiendo al neofascismo internacional

Desenlace

La verdad sobre mi país. Un blog para desmentir a los cibermercenarios

Cuba por Siempre

"Cuba es pueblo que ama y cree, y goza en amar y creer." José Martí

yurisander

Teconolgía, periodismo y vida

Fundación País Digno

Abriendo espacios de diálogo y debate entre actores sociales, políticos e intelectuales orgánicos del movimiento popular

Herencias Culturales

Herencias Culturales Guantánamo

A %d blogueros les gusta esto: