Apocalipsis ahora.

Por Max J. Castro, publicado en Progreso Semanal

El Partido Republicano hizo su convención. Sé que lo hicieron porque capté algo de eso en los medios. Pero los fragmentos que tuve las agallas de ver en vivo me hicieron cuestionar si esta orgía de violación de la ley, mentiras, distorsión, odio y pura maldad estaba sucediendo en este planeta. Porque si la reunión republicana fue un programa de televisión, abrió nuevos caminos como el primer ejemplo del género de la irrealidad televisiva.

El miedo fue el leitmotiv de la convención —esa es la palabra que los literatos usan para describir un tema recurrente en una obra musical o literaria. Pero no era el miedo a las cosas apocalípticas que están sucediendo en esta Tierra y este país en este momento (bajo el mando de un régimen de un presidente y un Senado republicanos) sino de lo que podría suceder en un planeta diferente si los klingons (1) tomaran el poder. Los klingons, de acuerdo con los charlatanes y fanfarrones que hablaron en la convención — oradores sería una palabra demasiado grande— traerán pestilencia, fuego del infierno, violencia descontrolada, luchas raciales y la destrucción de los valores estadounidenses.

Pero esperen un momento, eso ya está sucediendo, aquí mismo, ahora mismo. De una costa a la otra. Vemos fuego pero, a diferencia de la canción de James Taylor (2), no vemos lluvia. No en California, donde el fuego está consumiendo todo a su paso, no sin relación con la negación del calentamiento global por parte del Partido Republicano.

La pestilencia del Norte, Sur, Este y Oeste está aquí, la pandemia de coronavirus ha matado a unos 175 000 según cifras oficiales y 220 000 según cifras reales.

La lucha racial está aquí, no solo en la antigua casa de Kentucky de Mitch McConnel, donde los policías cumplieron una orden judicial sin tocar a la puerta y mataron a Breonna Taylor en su propia casa, sino también en Kenosha, Wisconsin, que no está cerca de Dixie, a medio camino entre Chicago y Milwaukee. Fue ahí donde un agente  de policía le disparó a un hombre negro que no le fue encima sino que intentaba entrar en su propio automóvil. Le disparó en la espalda 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7 veces, y lo dejó inválido de por vida. Sin duda, el policía temió por su vida. Eso es lo que dirán el abogado y el sindicato. Y el jurado incluso puede que esté de acuerdo. Eso es porque el ciudadano promedio de este país es abrumadoramente y a priori más comprensivo con el color azul del uniforme que con el negro de la piel cuando se trata de justicia.

La secuencia solía ser: asesinato racista a manos de un policía, rastro imposibilitado por la gruesa línea azul, absolución, explosión comunitaria de protesta y violencia ciega ante la impunidad. Hoy, la comunidad, anticipándose a la impunidad, estalla antes de que se desvanezcan los ecos de los disparos.

Los republicanos describieron con precisión a los Estados Unidos de hoy como una distopía, lo contrario de una utopía. Pero es una distopía no creada por los klingons, sino por los suyos. Promoción del calentamiento global. Abrir de par en par las puertas de las plantas empacadoras de carne, bares, salones de masajes, todo, dejando que los virus vuelen libremente como fantasmas. Alentar a la policía a ser tan violenta como quiera. Usted crea los problemas, Donald Trump, eso es lo que hace; usted y su subsidiaria de propiedad absoluta, el grupo político anteriormente conocido como Partido Republicano.

Pero no había príncipes en esta convención, solo lamebotas y secuaces, y Rod Stewart (3) no apareció. Ha sido un asunto mortalmente aburrido, un funeral con discursos llenos de insultos en lugar de elogios para los difuntos, siendo los difuntos un partido que el Partido Republicano espera ferozmente que nunca vuelva a surgir.

No hubo nada de diversión y nada gracioso, excepto algo de humor involuntario. El senador Tim Scott, el único negro entre los senadores republicanos, dijo que los demócratas querían convertir al país en una “utopía socialista”. Viviendo como lo hacemos en una distopía hipercapitalista que es la causa fundamental de la respuesta letalmente ineficaz de Estados Unidos a la pandemia, una utopía socialista democrática como, digamos, Islandia, que rápidamente aplastó el coronavirus porque los políticos se mantuvieron al margen y dejaron que los científicos y su sistema médico socializado manejaran el asunto y salvaran vidas, sería algo realmente bueno.

La convención republicana reforzó el hecho de cuán profético fue uno de los escritores que destaqué la semana pasada, Sinclair Lewis, cuando escribió que un tirano estadounidense gobernaría el país como “su dominio”. Trump ha utilizado como su dominio, ilegalmente y en contra de los precedentes, todos los recursos del gobierno, desde la Casa Blanca hasta el Servicio de Inmigración y Naturalización, y los ha utilizado como arma al servicio de su campaña. Ese es uno de los ejemplos menores de la destrucción de los valores estadounidenses que tuvo lugar durante esta convención.

Hubo un poco de la suma de todos los males que representan este presidente, esta administración y este partido. El cenit del cinismo fue la realización de una ceremonia de naturalización como parte de la coronación del presidente más xenófobo en un siglo. Pero la convención estaba plagada de cinismo, en particular la presentación de rostros negros para disfrazar la realidad de que el Partido Republicano es el partido del racismo. Los republicanos le recuerdan eso todos los días al país por el consumo de ese hecho.

Dos ejemplos recientes: uno, el presidente ha estado tratando de asustar a lo que él llama “amas de casa suburbanas” con el gran lobo negro que Biden y su amigo, el senador negro Cory Booker, llevarían a su puerta para devorar a los niños blancos y también a su mamá. Matar a los suburbios y también a los suburbanizados. Esto es tanta mierda, tanta mentira, tan al estilo de Richard Nixon, que sería gracioso si el caso no fuera que los republicanos están regresando a la época anterior a la de Richard Nixon.

Ejemplo dos: momentos antes del segundo día de la convención, los republicanos se apresuraron a eliminar a una oradora que querían presentar como la afligida madre de un policía asesinado por medio del tipo de violencia que traerían los klingons, excepto que eso ya está aquí debido a los cientos de millones de armas gracias a la NRA y el Partido Republicano.

Mary Ann Mendoza, la oradora eliminada, está solo un poco más desquiciada que el fanático promedio del MAGA. El día que iba a hablar, tuiteó esto: “Hazte un favor y lee este tuit”, y reenvió una cadena que contiene una falsa teoría de la conspiración de hace 100 años acerca de un mítico complot judío para gobernar el mundo, logrando así agregar una nueva, grotesca, extraña y falsa teoría de la conspiración de Q’Anon y agregando todo, desde el Titanic hasta Hillary Clinton.

Describe muy bien a Mendoza y al Partido Republicano que esta mujer pensó que podía salirse con la suya en la Convención Nacional Republicana. Una buena pregunta sería qué hubiera sucedido si los organizadores se lo hubieran perdido y el libelo antisemita por excelencia hubiera salido al aire el mismo día que Mike Pompeo se dirigió a la convención desde Israel. Si el Partido Republicano se relaciona con sinvergüenzas racistas algunos superarán incluso la alta tolerancia al racismo del partido.

La convención republicana se dedicó a demonizar a los demócratas, presentándolos como klingons, llamando la atención sobre el partido. Al igual que al invitar a un orador antisemita a dirigirse a la convención el día en que el Secretario de Estado estaba en Israel, cometieron un pequeño error técnico. Digo técnico porque creo lo que la propia hermana de Trump ha dicho acerca de él e incluyó al Partido Republicano: “No tiene principios. Ninguno.”

El error de los republicanos fue que pensaron que estaban centrando la atención en los demócratas y revelaron cada característica desagradable, pero en cambio usaron un espejo que reflejaba sobre ellos el rostro de un klingon.

(1)  Los klingons son una especie inventada para la serie de ciencia ficción Viaje a las estrellas… Eran humanoides morenos caracterizados por una orgullosa crueldad y brutalidad

(2) En alusión a “Fire and Rain” de Taylor.

(3) En alusión al texto cantado por Rod Stewart: “Haces desaparecer mis problemas, eso es lo que haces”.

Publicado el 28 agosto, 2020 en #Coronavirus, EE.UU, elecciones presidenciales y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Ven-Cuba

MIRO CUBA DESDE VENEZUELA CHAVISTA.

cubaconamalia.wordpress.com/

“La palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla” José Martí

La Santa Mambisa

Promoviendo la FE de nuestra cubanísima Revolución

RE-EVOLUCIÓN

Combatiendo al neofascismo internacional

Desenlace

La verdad sobre mi país. Un blog para desmentir a los cibermercenarios

Cuba por Siempre

"Cuba es pueblo que ama y cree, y goza en amar y creer." José Martí

yurisander

Teconolgía, periodismo y vida

Fundación País Digno

Abriendo espacios de diálogo y debate entre actores sociales, políticos e intelectuales orgánicos del movimiento popular

Herencias Culturales

Herencias Culturales Guantánamo

Solidaridad Latinoamericana

"Con los pobres de la tierra quiero yo mi suerte echar"

A %d blogueros les gusta esto: