Crónicas desde El Salvador: Cómo el imaginario popular navega por similares cauces. Mitos de El Salvador y Cuba

mitos 2

Por Brenda Murillo.

Como ya les conté la semana pasada, desde que vine a vivir a El Salvador he escuchado de sus mitos en voces de ancianos, adultos y niños y me ha maravillado el parecido de sus esencias narrativas con los cubanos. Como cualquier mito, son relatos tradicionales, que se transmiten de forma oral y narran acontecimientos prodigiosos, protagonizados por seres sobrenaturales o extraordinarios, que buscan dar una explicación, generalmente no racional, a hechos o fenómenos.

Como todo mito, se entrelazan con formas de religiosidad y supersticiones, integrando el sistema de creencias de una cultura o de una comunidad, donde son considerados con visos de certeza.

Para ejemplificar sobre sus nexos y, a partir de mi experiencia personal, tanto en Cuba como en El Salvador, hoy les contaré sobre el Justo Juez de la noche, personaje de leyenda de El Salvador. Según la tradición, es un fantasma que se aparece a quienes deambulan por los caminos rurales a altas horas de la noche, algunos lo describen montado sobre un caballo negro. Según las narraciones, esta aparición es un sujeto alto que no posee cabeza. En su lugar, aparece una columna de humo. Normalmente suele asustar a sus víctimas antes de lastimarlas, haciendo ruidos y entrando a sus cuerpos en las noches mientras duermen, si es que lo hacen, ya que hace que se les quite el sueño y no se duerman hasta altas horas de la madrugada y así, hacen que las personas estén cansadas y piensen que los ruidos y cosas que ven son alucinaciones por no descansar bien.

Cuenta la leyenda que, si te encuentras con un Justo Juez cerca, sin saber cómo apareció, es mejor que tengas cuidado y te pongas alerta, de ser así será necesario hacer un sacramento en la noche a las 4:13 am exactamente.

Quienes se han visto sorprendidos por el Justo Juez, afirman haber sido advertidos de regresar a sus casas, pues el espectro afirma que la noche le pertenece solo a él. En más de una ocasión, mostrándose como un vigilante del orden, ​azota a cualquier incauto a manera de reprimenda.

El Justo Juez forma parte del folclor salvadoreño y su origen parece situarse en la época de la colonización española. El poeta Roque Dalton le dedicó esta prosa: “Seco como un árbol aniquilado por el bejuco matapalo, su rostro brilla levemente con la ceniza pálida de los siglos y sus ojos rojos tienen un fondo donde nos espera la locura o la muerte. Nadie más justo que él, sin embargo. De ahí su nombre. Solamente los fatuos, los necios y los obstinados deben temer su daño sin motivos especialmente graves…”.

En Cuba hay otra leyenda que proviene del municipio Remedios, de Villa Clara “La gritona de Seborucal”. Seborucal es un asentamiento ubicado en ese municipio, y en la época colonial como muchas localidades de América era asolada por piratas.

Se cuenta que una joven mujer fue agredida sexualmente por estos, y al resistirse le desprendieron la cabeza con un sable, seguidamente el tronco de la mujer se levantó y se colocó nuevamente la cabeza en los hombros.

Se dice que desde entonces vaga en determinadas fechas, a las doce de la noche, emitiendo gritos y alaridos con la cabeza en sus manos, también se dice que si un enfermo la escucha se pone grave, las embarazadas abortan y, si la ven directamente, la persona queda muerta.

Otras historias tradicionales implican la presencia de animales, en este caso de serpientes, en el caso de la salvadoreña, es La Cuyancúa, que nace en la civilización maya. Esta vez se trata de un monstruo, cuyo cuerpo es la combinación de un cerdo y una serpiente. Hay quienes dicen que el mismo produce chillidos atemorizantes, haciendo que los lugareños comiencen a rezar al oír el estrepitoso ruido. También comentan que el animal sale a la luz para anunciar un temporal o la lluvia.

Para otros lugareños, La Cuyancúa hace brotar agua de la tierra, donde permanece echada allí habrá agua; muchos piensan que es el causante de las lindas vertientes cristalinas. Según los salvadoreños, si visitas el balneario de Atecozol, de seguro te encontrarás con La Cuyancúa.

Por su parte, en el folclor de Cuba persiste la leyenda de la “Madre de Aguas” o Magüi, considerada una criatura mítica. Se dice que es una gigantesca serpiente, majá muy grande y ancha, con el grosor exacto de una palmera, pero que además posee dos protuberancias en la región frontal como cuernos, y escamas tan gruesas y distribuidas inversamente a como se presentan en el resto de las serpientes, lo que hace que ni las balas le entren en su cuerpo.

Se dice que con su presencia en ríos y lagunas evita que estos se sequen, que viven centenares de años y todo aquel que trate de matarlas o capturarlas, morirá. También se dice que es un temible animal que cuando está hambrienta es capaz de engullirse un ternero completo.

Publicado el 22 julio, 2020 en #Crónicas, Cuba, El Salvador, Uncategorized y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Ven-Cuba

MIRO CUBA DESDE VENEZUELA CHAVISTA.

cubaconamalia.wordpress.com/

“La palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla” José Martí

La Santa Mambisa

Promoviendo la FE de nuestra cubanísima Revolución

RE-EVOLUCIÓN

Combatiendo al neofascismo internacional

Desenlace

La verdad sobre mi país. Un blog para desmentir a los cibermercenarios

Cuba por Siempre

"Cuba es pueblo que ama y cree, y goza en amar y creer." José Martí

yurisander

Teconolgía, periodismo y vida

Fundación País Digno

Abriendo espacios de diálogo y debate entre actores sociales, políticos e intelectuales orgánicos del movimiento popular

Herencias Culturales

Herencias Culturales Guantánamo

Solidaridad Latinoamericana

"Con los pobres de la tierra quiero yo mi suerte echar"

A %d blogueros les gusta esto: