CUBA Y LOS DERECHOS HUMANOS

Cada 10 de diciembre las Naciones Unidas celebran un nuevo aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, pero millones de seres humanos en el mundo, excluidos y desclasados, quedan al margen de la conmemoración. En este contexto, hay gobiernos que emplean  fondos millonarios para manipular mediáticamente el tema contra países a los que acusan de violar los Derechos Humanos, solo por defender su soberanía y ser auténticos.

La conmemoración deviene pretexto para justificar acciones injerencistas, que pueden ir desde una campaña mediática de descrédito hasta una invasión militar, pasando por medidas de bloqueo.

Hay gobiernos, como el de Estados Unidos, que en contra de toda lógica, pero muy en coherencia con la suya, se retiran del Consejo de Derechos Humanos y de otros pactos que contribuyen a la paz, el bienestar y la preservación de la vida en el planeta.

Al mismo tiempo, lanzan campañas y consignas impregnadas de un discurso vacío, alineado con la defensa de sus intereses hegemónicos. Ejemplo de esa inconsistencia es la campaña en torno al contrarrevolucionario cubano, José Daniel Ferrer, quien acumula un largo historial de delitos comunes matizados por su naturaleza agresiva y sociopática contra acólitos y relaciones de pareja pero, al margen de las evidencias, intentan manipular los hechos para hacer creer a la opinión pública que se trata de un “héroe o una víctima de la violación de los Derechos Humanos en Cuba”. Como si fuera poco, más recientemente han echado mano al falso argumento de que Ferrer es masón, desconociendo y ultrajando la trayectoria ética de esa fraternidad. Mienten, manipulan y engañan, como si los seres humanos no tuvieran derechos a estar informados adecuadamente, como si la transparencia, la honestidad y la sinceridad no fuera un derecho y más que ello, una necesidad para la vida de estos tiempos.

¿Quién o qué organismo internacional preserva a la humanidad de estos infundios, privándola del derecho a una información certera? ¿Quién preserva al pueblo cubano del asedio mediático y de las consecuencias en la opinión pública de tales ultrajes? Por supuesto que nadie, porque la respuesta de estos organismos ante la acción hegemónica del imperio es pálida y mediocre, tanto que aún con las consecuentes votaciones en la ONU en contra del bloqueo económico, financiero y comercial contra Cuba, como violación flagrante y masiva de los derechos humanos de todos los cubanos, el bloqueo no solo persiste, sino que se recrudece en una escalada sin precedentes. ¿Quién responde por los enfermos cubanos privados de las últimas tecnologías y tratamientos, por las plagas que afectan los cultivos, por los vicios ocultos que afectan las importaciones y por los innumerables escollos que se enfrentan cada día, que limitan su desarrollo y prosperidad?

Por más de 60 años han empleado mentiras para desacreditar a Cuba y arrastrarla a su modelo de democracia, esa que hoy mutila y asesina a los pueblos que protestan en las calles de Chile, Bolivia o Colombia, sin que se movilice  la OEA  o a la ONU, por crímenes documentados en imágenes que inundan las redes sociales.

No obstante el asedio y la disparidad de condiciones con el imperio, Cuba sigue y seguirá defendiendo los derechos humanos conquistados para todo un pueblo, los derechos a la salud y educación universales y gratuitas, a un alto nivel de participación social en las decisiones de la vida política y social del país, a la cultura, el deporte, a tener un trabajo digno y la lucha por la igualdad entre los géneros, contra todas las formas de discriminación.

Fiel a sus principios y vocación solidaria, Cuba seguirá consolidando la labor desinteresada de sus colaboradores de la salud, quienes han salvado la vida o devuelto la visión a cientos de miles de personas en el mundo, en una valiosa contribución a la realización de los derechos humanos más allá de sus fronteras, a pesar de las múltiples manipulaciones de que han sido objeto.

Cuba sí es un miembro activo del Consejo de Derechos Humanos, lo que materializa en la ratificación de instrumentos internacionales de derechos humanos, en la presentación de resoluciones dirigidas a defender derechos fundamentales y por su contribución a los diversos órganos y procedimientos especiales en esta esfera, entre otras acciones.

Inspirados en los ideales del Comandante en Jefe, los cubanos damos continuidad a la extraordinaria obra de Fidel en la defensa de los derechos humanos, incluidos los derechos a la libre determinación, al desarrollo, a la paz y a un orden internacional justo, democrático y equitativo para todos, convencidos de que el futuro tiene que ser mejor.

Publicado el 9 diciembre, 2019 en Cuba, Derechos Humanos y etiquetado en , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Ven-Cuba

MIRO CUBA DESDE VENEZUELA CHAVISTA.

cubaconamalia.wordpress.com/

“La palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla” José Martí

La Santa Mambisa

Promoviendo la FE de nuestra cubanísima Revolución

RE-EVOLUCIÓN

Combatiendo al neofascismo internacional

Desenlace

La verdad sobre mi país. Un blog para desmentir a los cibermercenarios

Cuba por Siempre

"Cuba es pueblo que ama y cree, y goza en amar y creer." José Martí

yurisander

Teconolgía, periodismo y vida

Fundación País Digno

Abriendo espacios de diálogo y debate entre actores sociales, políticos e intelectuales orgánicos del movimiento popular

Herencias Culturales

Herencias Culturales Guantánamo

Solidaridad Latinoamericana

"Con los pobres de la tierra quiero yo mi suerte echar"

A %d blogueros les gusta esto: