Sobre las olas, una proa a la esperanza

Con el desembarco, tras la ruta épica del Granma, los expedicionarios serían los primeros combatientes de la última etapa de la gesta libertaria, y la fecha, el día fundacional de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

La libertad es un derecho de los hombres; mas, de esta Isla, condición natural. Quienes la habitan y honran como patria ven su destino infinito e indomable, como el mar.

Por eso se levantan si la hieren, la humillan o la pretenden con ansias de imperio, y vuelven sobre las olas nuestros héroes, a vencer las afrentas y a situar, en la poltrona del pueblo, la voluntad soberana. Hay tormenta y agua fiera, pero es peor el tormento de la tierra secuestrada y mayor la fiereza de la rabia.

Grabado sobre la proa, Granma empezaba a rotular nuevas fechas en la historia del país moribundo, de retos permanentes, de desafíos, de fe, que es la fuerza motriz de la utopía contra los malos augurios: el clima, la estrechez, las náuseas, el retraso respecto al alzamiento de Santiago, el arribo por un bosque de mangles de la costa, a la irónica distancia de la playa ideal.

No hay mala suerte en las pruebas del sacrificio cuando se somete a examen el temple del carácter, la resistencia, la solidez de la idea, el desprendimiento heroico a riesgo de la vida, porque «morir por la patria es vivir».

Llegaron el día 2, y hasta ese día los méritos alcanzaban para epopeya. Pero ni el amparo de la tierra firme ofreció concesiones. Un bautizo de fuego en desventaja fracturó la columna y en la sangre que rodó por las cañas de Alegría de Pío empezó a pagarse el precio de la épica.

Tres perdieron la vida en el instante, los demás perseguidos, algunos capturados y asesinados; pero varios escaparon de la masacre y, amparados bajo el manto del campesinado fiel, caminaron a salvo hasta el reencuentro: ¡Ahora sí ganamos la guerra!

Cinco Palmas recobraría el sentido de la expedición menguada. No estarían todos, pero bastaban. Aunque muy corta, fe es una palabra honda y con raíces.

En cada hombre del Granma de­sembarcó una semilla, quedó en la tierra fértil, y cuando aquel faltó, segada la vida por el plomo, retoñó en el ideal de la victoria que triunfó sobre la desesperanza.

Tomado de Granma

Publicado el 2 diciembre, 2019 en Cuba, Historia y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Ven-Cuba

MIRO CUBA DESDE VENEZUELA CHAVISTA.

cubaconamalia.wordpress.com/

“La palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla” José Martí

La Santa Mambisa

Promoviendo la FE de nuestra cubanísima Revolución

RE-EVOLUCIÓN

Combatiendo al neofascismo internacional

Desenlace

La verdad sobre mi país. Un blog para desmentir a los cibermercenarios

Cuba por Siempre

"Cuba es pueblo que ama y cree, y goza en amar y creer." José Martí

yurisander

Teconolgía, periodismo y vida

Fundación País Digno

Abriendo espacios de diálogo y debate entre actores sociales, políticos e intelectuales orgánicos del movimiento popular

Herencias Culturales

Herencias Culturales Guantánamo

Solidaridad Latinoamericana

"Con los pobres de la tierra quiero yo mi suerte echar"

A %d blogueros les gusta esto: