Héroes y disidentes entre Londres, Kabul y Caracas

Foto: Tomada de Google

Tomado de: Santa Mambisa

Cuando los violentos proceden de clases medias y altas, y/o son pagados por los mismos que reprimen la protesta social en los países “democráticos”, los medios de comunicación cambian el tono y entonces hablan de “represión” y “dictadura”.

“Desde el lunes se juzga a los más de 1.100 detenidos por los disturbios…” (…)

“A razón de unos 10 detenidos a la hora, los jueces no dan abasto. Según uno de los abogados, entre las 11.30 del lunes y el mediodía de hoy ya habían desfilado por los juzgados un centenar de jóvenes. La afluencia es tal que varios furgones de la policía repletos de acusados hacen cola frente a los tribunales, que no disponen de espacio suficiente en los calabozos del edificio.” (..)

“En la medida en que los investigadores sean capaces de filtrar a los agitadores genuinos de los que son ¨una caja de resonancia¨ virtual y luego los lleven a tribunales en el mundo real nos dará lecciones valiosas tanto sobre el uso y abuso de la tecnología como de la capacidad de la aplicación de la ley de lidiar con ello” (…)

“…la policía  ha detenido a un joven de 17 años, después de alentar a otras personas a través de Facebook a reunirse en el condado y participar en las revueltas.”

Contrario a lo que el lector pudiera pensar, lo anterior no son reportes sobre el enfrentamiento a las recientes protestas que transcurren en Venezuela, donde ya han fallecido 67 personas, algunas quemadas vivas por opositores al gobierno. Las citas de arriba provienen de informaciones publicadas por medios como El País, BBC Mundo y elmundo.es sobre cómo trató el gobierno británico a los jóvenes que protestaban por el asesinato de un coetáneo a manos de la policía en el verano de 2011. 

 

La justicia británica, fuente del llamado Derecho Anglosajón o Common Law, que se aplica en buena parte de las autodefinidas como democracias occidentales, no vaciló en juzgar sumariamente y a un ritmo de diez detenidos por hora a quienes protestaban entonces. Utilizando como prueba las grabaciones de cámaras de televisión instaladas en las calles y expresiones en las redes sociales, sólo le bastaron seis minutos como promedio para condenar o absolver. Los medios de comunicación que he citado más arriba nunca cuestionaron el procedimiento sino que más bien aplaudieron la acción represiva frente a quienes nada reciben de una democracia y una justicia que los excluyen.

Ninguna de las voces que ahora se alzan contra el gobierno venezolano, cuyas fuerzas del orden sufren el uso de cocteles molotov y técnicas de guerrilla urbana, hablaron cuando hace seis años los jóvenes de Londres, golpeados por el desempleo y la exclusión, eran procesados y condenados al ritmo de una fábrica de chorizos.

Pero cuando los violentos proceden de clases medias y altas, y/o son pagados por los mismos que reprimen la protesta social en los países “democráticos”, los medios de comunicación cambian el tono y entonces hablan de “represión” y “dictadura”.

El Presidente venezolano, Nicolás Maduro, anunció que  pedirá la mediación del Papa Francisco para evitar la violencia en las manifestaciones y sobre todo la utilización de niños en las protestas en su contra, a los que alega se les suministra dinero y drogas  por la oposición. Ya anteriormente fracasó una gestión negociadora de Francisco porque en sus propias palabras “Parte de la oposición no quiere esto y es curioso, porque parte de esa oposición está dividida y los conflictos parece que se agudizan cada vez más”, lo que motivó el rechazo de Enrique Capriles, una de las cabezas de la protesta y que durante el golpe de estado contra el Presidente Chávez en 2002 lideró un violento asedio contra la embajada cubana en Caracas.

A diferencia de la gentil Inglaterra, el gobierno de Maduro ha reaccionado a la violencia con convocatorias a elecciones de gobernadores y a una Asamblea Constituyente -que fueran solicitadas antes por la oposición-, ha llamado a la mediación de ex presidentes hispanoamericanos respaldada por Unasur y al Papa Francisco pero nada de eso es suficiente para quienes desde el primer día en que perdieron en las urnas han declarado que su plan es “la salida” de un gobierno cuyo periodo constitucional termina en 2019. En esa obsesión han cometido el error de desafiar sentencias del Tribunal Supremo y violar plazos que la legislación venezolana les ofrecía para un referendo revocatorio del Presidente.

Como los 80 muertos por el reciente atentado terrorista en Kabul, los quemados vivos por la oposición antichavista en Caracas, o los jóvenes reprimidos por la policía londinense, son seres humanos de segunda para un sistema del que el Papa Francisco es un disidente y los incendiarios de Caracas sus héroes.

Anuncios

Publicado el 14 junio, 2017 en Venezuela y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: