Hoy, 26 de Julio: Un grito de rebeldía por #Cuba. #SanctiSpiritusEn26

Publicado el

Hoy, a las 7.00 a.m. de Cuba, tendrá lugar en la Plaza de la Revolución Mayor General Serafín Sánchez Valdivia, de la ciudad de Sancti Spíritus, el acto central por el aniversario 63 del asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes. Las palabras centrales por el Día de la Rebeldía Nacional serán pronunciadas por el Segundo Secretario del Comité Central del Partido y Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, José Ramón Machado Ventura.

Cubavisión, Cubavisión Internacional, Radio Rebelde, Radio Progreso y Radio Habana Cuba transmitirán en vivo este importante acto, que se retransmitirá por el canal Cubavisión a las 8:30 p.m.

Un grito de rebeldía por Cuba

En vísperas del Día de la Rebeldía Nacional, José Ramón Machado Ventura y Miguel Díaz-Canel compartieron con el pueblo espirituano. En Santiago de Cuba, al amanecer de este 26 de Julio, un grupo de pioneros reeditaba el asalto al otrora Cuartel Moncada

Juventud Rebelde – SANCTI SPÍRITUS.— Los recursos que posee Trinidad para ofrecer opciones atractivas y con calidad al turismo, sector en ascenso cada año en esa legendaria ciudad, fueron constatados aquí por José Ramón Machado Ventura, Segundo Secretario del Comité Central del Partido y vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros.

Sobre cómo funcionan los centros nocturnos, y por el estado de la infraestructura cultural y de las instalaciones extrahoteleras se interesó el dirigente en el recorrido por el Centro Histórico de la Tercera Villa de Cuba.

Igualmente, visitó la Clínica Internacional Trinidad, que presta servicios a extranjeros, y el Hospital General Tomás Carrera Galiano de esa ciudad, donde, tras recorrer las áreas remozadas, llamó a equilibrar la eficiencia con un servicio de mayor calidad.

Por su parte, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, miembro del Buró Político y Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, asistió a la inauguración de la exposición fotográfica Homenaje, de Raúl Abreu Acuña, en la galería de arte Oscar Fernández Morera, de Sancti Spíritus.

La muestra, compuesta por una treintena de instantáneas, resultado del lente y trabajo artístico de su autor y que fue donada al patrimonio yayabero, es un regalo al cumpleaños 90 del Comandante en Jefe, a Raúl Castro y al pueblo espirituano, merecedor de la sede nacional por el 26 de Julio, por los resultados del territorio, acotó el reconocido fotorreportero.

En ese mismo espacio, se presentó el texto Fidel en Sancti Spíritus. Cronología comentada, de varios investigadores, donde se reseñan diferentes pasajes del siempre guerrillero, en la región central de Cuba, según comentó Jorge Luis Aneiro Alonso, subdirector de la Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado.

Posteriormente, Díaz-Canel presenció en la sede del comité provincial de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac) en Sancti Spíritus, la muestra Fidel entre nosotros, integrada por más de 40 piezas en técnica serigráfica, que recogen momentos importantes de la Revolución en los cuales la imagen, el pensamiento e ideario del Comandante en Jefe son el elemento principal.

Y, como antesala del acto central por el 26 de Julio, se escuchó Pensamiento, himno trovadoresco de Sancti Spíritus, el cual marcó el inicio de la gala cultural que le mostró al mundo toda la riqueza artística de la provincia sede nacional.

Justo, en el parque Serafín Sánchez Valdivia, de la ciudad del Yayabo, transcurrió un suceso caracterizado por el derroche de espirituanidad, pues se presentaron los principales exponentes de la cultura del territorio que han recorrido parte del orbe.

Alrededor de cien artistas, en su mayoría de la provincia, subieron a escena e hicieron un paneo por la historia de esta región central, cargada de pasajes de patriotismo.

Así, se realizó un homenaje al Mayor General Serafín Sánchez Valdivia, al escucharse, por vez primera en público, sus décimas tituladas El Peregrino; fragmentos de un artículo que le dedicara José Martí en el periódico Patria, en 1893, al Paladín de las tres guerras; versos más contemporáneos como Con tantos palos que te dio la vida, de Fayad Jamís,Romance de la niña mala, de Raúl Ferrer, y la grabación de las palabras expresadas por Fidel Castro en ese mismo lugar en la madrugada del 6 de enero de 1959.

Junto a tríos emblemáticos de Sancti Spíritus, el Coro de Clave, la agrupación danzaria Aché Churé, de Trinidad, y los septetos Son del Yayabo y Espirituano, distinguieron el escenario, junto al talento de los artistas Julio César Ramírez, René de la Cruz (hijo) y la joven Eliany Miranda, así como la actuación del pianista y compositor cubano José María Vitier, la soprano Bárbara Llanes, las cantantes Ivette Cepeda y Emilia Morales —espirituanas residentes en la capital del país—, y del líder vocal y director de Juego de Manos, David Álvarez.

En el espectáculo estuvieron, junto al pueblo espirituano, José Ramón Machado Ventura, Segundo Secretario del Partido, y otros miembros del Buró Político y del Secretariado del Comité Central del Partido; así como José Ramón Monteagudo, primer secretario del Partido en Sancti Spíritus, y los asaltantes a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes y los expedicionarios del yate Granma.

Pioneros asaltan otra vez el moncada

SANTIAGO DE CUBA.— En vibrante demostración de compromiso y continuidad, 160 pioneros destacados de las enseñanzas Primaria y Secundaria Básica en esta oriental provincia reeditarán al amanecer de este 26 de julio el asalto al otrora cuartel Moncada, como hace 63 años lo hiciera un grupo de jóvenes de la Generación del Centenario, encabezados por Fidel Castro.

Justo a las 5:15 de la madrugada, como aquel entonces, ataviados con su uniforme escolar y atributos pioneriles, portando en sus manos enormes lápices cual señal de futuro y dando vivas a la Revolución, los noveles asaltantes descenderán de autos de aquella época y penetrarán en la antigua posta tres de la fortaleza.

En nombre de toda la tierra cubana, voces infantiles declamarán Ya estamos en combate. ¡Gloria a la mañana de la Santa Ana…!, tras el tradicional pase de lista de los caídos en la acción o brutalmente asesinados por la tiranía posteriormente, y cuyo ejemplo es luz para los nuevos.

Luego, versos, danzas y canciones, en voces infantiles, confirmarán que los ideales de libertad y soberanía defendidos en los muros del Moncada viven entre los nuevos, como el mejor tributo al líder de aquella gesta, el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, en su cumpleaños 90.

Flores de manos de niños y adolescentes recibirán las madres de mártires presentes en la ceremonia, en la que como es ya tradición aquí, tomarán parte autoridades del Partido, el Gobierno y la UJC en la provincia, combatientes de la Revolución Cubana y una representación del pueblo santiaguero.

El homenaje de recordación al Día de la Rebeldía Nacional en tierra santiaguera este 26 de julio incluirá además, la colocación de una ofrenda floral ante el Retablo a los Mártires de la Revolución, en el cementerio de Santa Ifigenia, y el recordatorio de la acción en otros escenarios santiagueros vinculados a los acontecimientos.

Un 26 treintañero

Varias generaciones de espirituanos, especialmente los jóvenes, dan vida y entusiasmo a un amanecer memorable este 26 de Julio, tres décadas después de la última celebración en esta provincia de la heroica gesta del Moncada

Lisandra Gómez Guerra – Juventud Rebelde

SANCTI SPÍRITUS.— Literalmente hablando, como siempre disfruta hacerlo todo buen espirituano con su gracejo llano y directo, el Yayabo ha estado en la calle desde hace varias semanas, con multiples detalles en su cotidianidad y hasta con un ritmo de labores sin igual.

Aquí se ha vivido un jolgorio de trabajo, una inspiración multiplicada a la que no ha escapado el más recóndito espacio de la geografía central. Y se ha llegado a la celebración de este 26, tras varios días en ajetreo, con un magnetismo popular impresionante, que es fuerza compartida entre diversas generaciones, y que se hace evidente en el entusiasmo que da vitalidad a esta urbe.

Todos estaremos en la celebración. Nadie quiere perderse el acontecimiento, porque nos sentimos partícipes de la cultura del detalle que hemos construido, del optimismo que nos hemos insuflado de manera unánime y conjunta. Y ahí están los jóvenes, como los primeros, cual cauce innegable hacia el futuro, como el mismísimo río que baña y singulariza nuestra ciudad mayor, con un millón de anécdotas e impresiones, cuando el 26 se nos hace cada vez más intenso. JR comparte tres historias de bisoños espirituanos que, junto a muchos coterráneos, dan vida y entusiasmo a un amanecer memorable, tres décadas después de la última celebración en esta provincia de la heroica gesta del Moncada.

Un cumpleaños diferente

La guasimaleña Giselda Pardillo Álvarez aún se estremece al recordar los fuertes dolores de parto que vivió en la madrugada del 26 de julio de 1986. Por un momento, el mundo se le deshizo. Mas la alegría por la llegada de su primer y único hijo le dio las fuerzas suficientes para reponerse y arrullar a su bebé.

Y aunque todos los nacimientos llegan colmados de júbilo, el de su vástago, sin ella proponérselo, acaparó los titulares de la prensa provincial. La noticia se corrió como pólvora por los pasillos del Hospital Clínico Quirúrgico Camilo Cienfuegos, de Sancti Spíritus: había llegado al mundo el primer niño de un «Moncada» espirituano, y lo nombraron Fidel.

«Cuando rebasé el shock en que caí, porque la hemoglobina me bajó mucho, me preguntaron cómo le pondría. Ya en la casa habíamos estado de acuerdo en ponerle un nombre relacionado con el mes y su papá. Fue la tía materna quien dijo que se llamaría Fidel Antonio, porque el Comandante en Jefe estaba en aquel momento en Sancti Spíritus», dice, cuando rememora con una nitidez impresionante cada minuto de aquella histórica madrugada, a pesar de sus 68 años.

Pasado los cinco primeros días llegó otra sorpresa. En los brazos de Giselda Pardillo depositaron todos los elementos que componen una canastilla. Ella aún conserva una lista detallada de cada uno de los presentes.

«Varias compañeras de la Federación de Mujeres Cubanas me entregaron, en nombre del Partido, el Gobierno y el pueblo, todas esas cosas. Cuando el niño creció un poco le hice una foto y se la envié a Fidel en agradecimiento, y él me contestó que era una lástima no haber podido conocer a su tocayo», relata mientras hojea las amarillas páginas del periódico Escambray, donde se contó por vez primera esta historia.

Ahora a su lado, el joven Fidel Antonio Valdés Pardillo escucha detenidamente cada palabra de su madre. Las conoce de memoria. Aunque de poco hablar, este joven yayabero siempre disfruta volver a su génesis.

«Muchas personas me reconocen como el niño que llegó con el 26. Tengo dos nombres emblemáticos; eso siempre ha sido también muy especial», expresa.

Fidel Antonio, junto a su familia, festejará sus 30 años  el próximo martes, con la agradable coincidencia de que, tres décadas después, su tierra natal volverá a protagonizar las celebraciones centrales por la gesta moncadista. «Estaré en la plaza y compartiré con el pueblo, porque la provincia ha cambiado muchísimo, y para bien», comenta expectante.

«El Moncada de la juventud espirituana es aportar desde cualquier frente al constante mejoramiento del país», considera.

Tanto él como su mamá reconocen cuánto se ha avanzado en este terruño. Incluso no solo en las cabeceras municipales, sino en las comunidades más alejadas, como Guasimal, donde ellos residen.

«Aquí se amplió la Secundaria, con condiciones que cuando yo estudié no tenía. Se construyeron una panadería especial, varios puntos de venta en moneda convertible y la estación del ferrocarril. Hay que seguir trabajando, sobre todo para mejorar el transporte, pero para eso estamos los jóvenes, quienes no podemos ponernos límites», agrega.

Y es que «Fide», como todos le dicen, conoce al dedillo cuánto pesa la palabra sobreponerse, pues en dos ocasiones ha sufrido accidentes que lo han obligado a permanecer en cama durante largos períodos de tiempo.

«Mi adolescencia fue diferente a la de los muchachos de mi edad. Permanecí durante dos años en la casa, recuperándome por haber perdido los ligamentos de la pierna izquierda. Pero terminé la Facultad. Me hice operador de micro y luego técnico de nivel medio en Seguridad social. Después en una moto padecí de otro contratiempo, por lo que aún tengo como deuda culminar la licenciatura en Sicología», refiere este enamorado del mundo de los radioaficionados.

Ser testigo de mi tiempo

Como Fidel Antonio, muchas personas se han mantenido al tanto de los cambios de imagen que ha experimentado la provincia y especialmente la plaza de la Revolución Mayor General Serafín Sánchez Valdivia. Cuando el proyecto de remodelación integral de ese espacio concluya, exhibirá por vez primera un concepto que equilibra la tradición y la contemporaneidad.

Detrás de esa transformación están las manos del joven arquitecto espirituano Leonardo Pizarro Zulueta, quien se fogueó con el proyecto del parque central de la ciudad del Yayabo, en 2014.

«He tenido mucha suerte, porque han confiado en mí en ambas obras, pero soy un joven con muchas ganas de trabajo y, sobre todo, un cubano ciento por ciento», alerta.

Aunque este yayabero aún no ha alcanzado su primera década como egresado de la Universidad Central de Las Villas, el proyecto marcará un antes y un después en su carrera.

«La propuesta no puede desligarse del contexto histórico, pues hablamos de un espacio con un fuerte valor socio-testimonial, testigo de gran parte de los hechos ocurridos aquí desde la pasada década de los 80 del siglo XXI», dice quien, con orgullo, asegura que estará en la Plaza este martes, porque «sencillamente quiero ser testigo de mi tiempo».

Que los ojos de Fidel sean nuestros ojos

Lisset María Pérez Rodríguez, bautizada con apenas seis años como «la poetisa espirituana», añora regresar a la Plaza Mayor General Serafín Sánchez, donde en 1989 le declamó al mundo unos extensos textos dedicados a Fidel, que aprendió de memoria, sin aún saber leer y escribir.

Todo fue con motivo de un acto que tuvo lugar ese año aquí, con la presencia del Comandante en Jefe, tras ser inauguradas varias obras en el territorio.

«En ese instante puse mi vista en él. Al concluir, y con los aplausos de fondo, me llevaron a saludarlo. Recuerdo sus manos, muy blancas. Él insistió en cargarme, (…). Al tenerme en sus brazos me transmitió paz, tranquilidad y el amor que hasta hoy les ha regalado a todos los niños. Aquel fue un suceso inolvidable», cuenta quien labora en el Jardín Botánico de la ciudad del Yayabo.

Esta espirituana guarda con orgullo lo sucedido aquel día, y también la experiencia de cuando conoció, dos años antes, a Raúl y Vilma, durante la reinauguración del Campamento de Pioneros Ismaelillo, en Cienfuegos.

«Hace pocos días escuché el poema en un acto por la televisión. Fue como regresar al pasado. Me hizo pensar en la posibilidad de reeditar ese instante, lo cual sería lo más grande en mi vida», expresa quien no ha olvidado ni un solo vocablo del texto: «siempre será hora para que los ojos de Fidel sean tus ojos, los míos, los de este y los de aquel», declama emocionada una joven que, de seguro, no dejará de vivir este 26, en el que los espirituanos estaremos todos tan cerca del líder cubano.

Destacan potencial turístico del territorio espirituano

Recorren José Ramón Machado Ventura y Miguel Díaz-Canel Bermúdez sitios de interés socioeconómico en la provincia

Juan Antonio Borrego y Ángel Freddy Pérez Cabrera – Juventud Rebelde

TRINIDAD, Sancti Spíritus.—Las potencialidades de Tri­nidad para prestar servicios de calidad al creciente turismo que visita la región fueron constatadas la víspera por José Ramón Machado Ventura, segundo secretario del Comité Central del Partido y vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, en recorrido de trabajo por áreas del centro histórico de la villa, uno de los lugares más concurridos actualmente en todo el país.

Acompañado por José Ramón Monteagudo Ruiz, miembro del Comité Central y primer secretario del Partido en Sancti Spíritus, y Teresita Romero Rodríguez, presidenta de la Asamblea Provincial del Poder Popular, Machado intercambió sobre la manera en que el municipio ha venido preparándose para asumir el incremento de visitantes, que según informes oficiales pueden llegar hasta los 10 000 en una jornada de la llamada temporada alta.

El aprovechamiento de la vida nocturna y de la infraestructura cultural, el incremento de las opciones extrahoteleras y los trabajos emprendidos en los últimos tiempos a favor del rico patrimonio existente en la urbe, fueron destacados por las principales autoridades de la provincia en diálogo con el Segundo Secretario del Comité Central del Partido.

Duznel Zerquera, director de la Oficina del Conservador, mencionó a modo de ejemplo la recuperación de varias mansiones del Valle de los Ingenios, un sitio reconocido por la Unesco como Patrimonio Cultural de la Humanidad desde hace casi tres décadas, convertido hoy en un importante componente turístico de la zona.

Como parte de su recorrido, Machado Ventura también visitó la Clínica Internacional Trinidad que presta servicios a visitantes extranjeros que concurren al polo espirituano, y el Hospital General Tomás Carrera Galiano, donde sostuvo intercambios con directivos del sector de la salud y trabajadores de ambos centros.

En el hospital municipal, Machado Ventura recorrió varias de las áreas beneficiadas con trabajos de remozamiento y llamó a corresponder con eficiencia y un servicio de mayor calidad las cuantiosas inversiones que el país ha venido realizando en la salud pública.

LA VIDA CULTURAL EN EL TURISMO

A propósito de la celebración en Sancti Spíritus del aniversario 63 del asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, el miembro del Buró Político y primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, sostuvo también un amplio intercambio sobre el desarrollo alcanzado por la industria turística en la provincia en los últimos años.

En la Casa Bucanero, una instalación de Islazul reconstruida en las afueras de la ciudad cabecera, el Vicepresidente cubano reflexionó sobre la importancia de que la vida cultural del territorio no resulte excluida de la actividad turística, un principio que ha venido ganando terreno aquí de un tiempo a esta parte.

Sobre la diversificación del producto espirituano, Reiner Rendón, delegado del Mintur en la provincia, habló de las intenciones de potenciar el puerto de Casilda como terminal de cruceros —en lo que va de año se han registrado por allí 25 arribos— y a la vez impulsar su empleo en funciones de cabotaje, muy útil para el propio desarrollo del sector.

Díaz-Canel elogió la calidad y el buen gusto de las obras concluidas en el contexto de la celebración, así como la manera en que ha trabajado el territorio, al que calificó además como “tierra de profundas raíces culturales e históricas”.

TRIBUTO A FIDEL EN LA TIERRA DEL 26

Dedicada al cumpleaños 90 del líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, este lunes quedó abierta en la Galería Oscar Fernández, de esta urbe, la exposición Ho­menaje, del destacado fotógrafo Raúl Abreu Acuña, muestra que contó con la presencia de Miguel Díaz-Canel Ber­múdez.

En 32 fotos, el autor logra captar varios momentos de la vida y la obra de un hombre profundamente enraizado en la historia de su pueblo, así como su sensibilidad, ternura y hu­manismo.

Asimismo, la ocasión resultó propicia para la presentación de libro Fidel en Sancti Spíritus, el cual recoge de manera cronológica los principales momentos de la presencia del Co­mandante en Jefe en la tierra del Yayabo a partir del 6 de enero de 1959.

De igual manera, Díaz-Canel estuvo presente en la apertura de la muestra Fidel entre nosotros en la sede de la UNEAC espirituana, la que comprende una recopilación de carteles, láminas y vallas donde se recogen varios momentos de la historia de la Revolución, en los cuales la imagen y el pensamiento de Fidel estuvieron presentes.

Un día para todos los asaltos

El 26 debe verse como una marca para mirar en dos dimensiones: al pasado y al futuro, como una luz para quitarnos lunares y seguir edificando una patria más plena

Osviel Castro Medel – Juventud Rebelde.- No deberíamos nunca celebrar las fechas sin un análisis consciente de su significado. Es decir, sin evaluar cuánto pesan o no en nuestra vida.

A veces, por ejemplo, festejamos un cumpleaños como un rito y la montaña de la celebración nos hace pasar por alto el valor del onomástico, su simbolismo para el pasado y el porvenir. En otras palabras, puede que la esencia de ese día se nos esfume.

Estos razonamientos nacen espoleados ahora por la llegada de otro 26 de Julio, fecha cumbre de la nación.

Pienso que debemos profundizar más en la equivalencia de las frases derivadas de la conmemoración. Aquel «Siempre es 26», acuñado con tino hace mucho, debe ser en todo tiempo superación de metas, realizaciones concretas, recordación de héroes, filosofía y mensaje de convocatoria perenne.

Y «Victoria de las ideas» debe ser una plataforma para reafirmar conceptos, revisar nuestra filosofía y detenernos, aunque sea por un instante, en las ideas que condujeron al Moncada y su vigencia para tiempos posteriores.

Este 26 tiene una impronta demasiado especial como para dejarla pasar por alto. En 1953, al líder principal de las acciones de Santiago y Bayamo le faltaban 18 días para cumplir apenas 27 años, y hoy, después de tantos sacrificios y de habernos legado su ejemplo extraordinario, está a las puertas de los 90, edad privilegiada en cualquier latitud del mundo.

¡Han pasado más de seis décadas! Por eso, celebrar este nuevo aniversario del asalto al Moncada y al Carlos Manuel de Céspedes con Fidel vivo, no solo biológicamente sino también espiritualmente en las entrañas del pueblo, resulta un hecho trascendente en la historia de todas las eras; el mismo Fidel que, guiando a sus compañeros de lucha, ayudó a refrescar y oxigenar las ideas de José Martí, relegadas durante tanto tiempo en la «República» nacida en 1902.

Este 26 no podemos obviar que ese eterno joven encabezó la Generación que tomó los fusiles para reformar radicalmente a una nación de 5,8 millones de habitantes con 807 700 analfabetos (más del 22 por ciento de la población), un desempleo del 8,4 por ciento de la masa económicamente activa, un porcentaje de bohíos de 33,3 y de electrificación de solo 55,6.

Eso, sin hablar, como señaló él mismo en su brillante alegato de autodefensa, conocido comoLa historia me absolverá, el 16 de octubre de 1953, de los 500 000 obreros del campo que trabajaban solo cuatro meses, los

«400 000 obreros industriales y braceros cuyos retiros están desfalcados», los 10 000 profesionales «en un callejón sin salida», las 200 000 familias campesinas sin «una vara de tierra donde sembrar alimentos para sus hambrientos hijos…».

Claro, no podemos emparentar el 26 de Julio y la figura de Fidel solo con el cambio social necesario en la Cuba de entonces, algo que de por sí es sumamente extraordinario. Hemos de ver la fecha y a su protagonista más excelso ligados, también, al renacer de la ética, la moral y la virtud, preceptos defendidos por Martí hasta el día final de su existencia fecunda de 42 años. Si no lo hacemos, cometeríamos el error de ver al Moncada con menos influjo del que tuvo y tiene.

Con su sabiduría excepcional ha escrito al respecto Armando Hart: «En los años 50 existía un vacío ético en la superficie política de aquella sociedad y la acción insurreccional del 26 de Julio comenzó a producir gradualmente un ascenso moral y cultural de vasto alcance social en ese medio».

Tenemos que ver el 26 unido, indiscutiblemente, a las ideas, una palabra jamás abstracta, identificada con la conciencia social. Cuando el teniente del Ejército Pedro Sarría, precisamente para proteger a su prisionero Fidel y dos compañeros de este, dijo que las ideas no se mataban estaba dando, sin pretenderlo, una lección filosófica en la que todos deberíamos beber hoy.

Pero el 26 también ha de mirarse como marca para asaltar los males que impiden el crecimiento de la nación y entorpecen su proyecto social, «cambiar todo lo que deba ser cambiado» y trazarnos metas audaces, aunque factibles.

Pruebas y hechos de una generación martiana

Ahora que traemos el 26 a estas páginas, con toda esa carga de significados e incentivos, debe subrayarse que las generaciones más jóvenes tienen, entre sus desafíos, que aprender a demostrar que aquella generación no fue martiana por decreto o autoproclamación, sino por pruebas y hechos.

Como también es menester que los pinos nuevos entiendan que la Generación del Centenario no se restringió al grupo de asaltantes arriesgados de Bayamo y Santiago, quienes representaban la indiscutida vanguardia de una hornada más numerosa.

La generación del 68, en el siglo XIX, no la integraron solo Céspedes, Agramonte, Gómez, Calixto y Maceo; y este punto de vista es extensivo a los que vivificaron a Martí en el año 53 del siglo XX.

Los jóvenes necesitan estudiar más a Eduardo Chibás y a su «Vergüenza contra dinero», fuente de inspiración para muchos de la Ortodoxia y de otras tendencias políticas similares; él hablaba constantemente de la regeneración moral de la República y, tal como señala Elena Álvarez en su libro Clarinada fecunda, citaba de modo frecuente a Martí.

Chibás también estaba convencido del papel de la ética como arma de combate contra los males de un país calamitoso y arruinado, una ética que no se remontaba solo al Maestro sino, también, a sus predecesores y sucesores patrióticos.

Una prueba de que Fidel siguió ese legado se encuentra en su respuesta al asalto a los estudios del escultor Manuel Fidalgo, una acción ejecutada por personeros del régimen de Batista, quienes destruyeron las mascarillas de Eduardo Chibás y José Martí, con el pretexto de que en su base tenían el exergo: «Para Cuba que sufre».

A ese hecho bochornoso replicó el joven abogado, el 5 de febrero de 1953 en la revista Bohemia: «De este modo la obra entera de Martí habrá que suprimirla, arrancarla de las librerías y bibliotecas porque toda ella, pletórica de amor a la patria y al decoro humano, es una perenne acusación a los hombres que hoy gobiernan contra su voluntad soberana al pueblo de Cuba».

Pero, por encima de esa influencia, que pudiéramos llamar teórica, está la de la práctica, pues la casi inmolación de Martí en los campos de Dos Ríos constituyó un modelo para aquellos que se dispusieron a dar la vida después de vender su puesto de trabajo, su estudio fotográfico, su laboratorio…

Casi todos sabían que podían perder la vida en las acciones combativas, mas si eso ocurría se convertirían en clarinadas para un pueblo necesitado de volcanes después del violento zarpazo del 10 de marzo de 1952.

Cintio Vitier, en conferencia ofrecida en la Universidad de La Habana en 2006, supo definir el peso de ese ejemplo martiano, de doctrinas y hechos, cuando sentenció que «en el ideario y la ejecutoria de Martí, exponente cimero de la tradición revolucionaria cubana, se halla el fundamento histórico y moral de la Revolución que triunfó en 1959».

Sin callar verdades

Debemos ver el 26 a la luz de estos tiempos, lo que no equivale en modo alguno a una nueva interpretación de su significado. Siempre supondrá cambio, avance, revisión, valentía para hacer, mejoramiento… Pero esos términos no pueden asumirse de la misma forma en épocas de actualización económica que en las de la llamada ofensiva revolucionaria de los años 60.

Ahora mismo, por ejemplo, la fecha ha de estar ligada al mil veces mencionado cambio de mentalidad, a métodos nuevos, a la lucha contra otro tipo de corrupción, a la batalla contra las indisciplinas sociales o el burocratismo.

Y es innegable que precisamos continuar llenándonos de Moncadas para superar tendencias nocivas y mejorar, incluso, aspectos que calificamos de positivos.

En esa cuerda de pensamiento, vale mencionar de nuevo a Cintio Vitier, quien expuso que Cuba, aun con las altas cotas educativas logradas, aun cuando «echó a andar la reforma integral de nuestra enseñanza, cuya primera gran victoria fue la campaña de alfabetización», necesita seguir mejorando su educación, que no es solo la «que se imparte en las aulas sino también la que se manifiesta y vive en las calles y los campos de la patria».

La nación requiere multiplicar el 26 en su día a día para ganarle la partida a la «incultura en las formas de vivir», enraizada en no pocos, como nos advirtió Vitier, porque «un pueblo de costumbres incultas no puede ser en verdad, martianamente hablando, un pueblo libre». Necesitamos el espíritu de la fecha para mantener nuestra apuesta por la igualdad, la preservación de los derechos y el culto a la dignidad humana. Para percatarnos de que a pesar de todas las victorias en diferentes ámbitos, es posible conquistar más cuotas de justicia social, participación ciudadana, bienestar y felicidad.

Ese 26, con el torrente de sus ideas, en el que resulta clave Martí, es importantísimo para ayudarnos a lanzar la honda contra los monstruos de adentro y de afuera, censurarnos errores, demostrarnos que es útil el diálogo, para que se cumplan sueños pretéritos y para seguir edificando una patria más plena.

Visitan Miguel Díaz-Canel y Machado Ventura territorio espirituano con motivo del 26 de Julio

Los dirigentes recorrieron sitios de interés en la provincia y compartieron con autoridades  locales y trabajadores, para reconocer el trabajo realizado y el haber obtenido la sede del Acto central por el 26 de Julio

Juventud Rebelde

SANCTI SPÍRITUS.— Miguel Díaz-Canel Bermúdez, miembro del Buró Político y primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, y José Ramón Machado Ventura, Segundo Secretario del Comité Central del Partido, han recorrido sitios de interés del territorio espirituano previo al Acto Central por el 26 de Julio, cuya sede ha ganado este año esa provincia.

Miguel Díaz-Canel Bermúdez visitó instalaciones de la cultura, el comercio, la gastronomía, Cimex, el turismo, y compartió palabras de reconocimiento con los trabajadores de estos lugares, quienes han aportado al desarrollo de su provincia y a que haya obtenido la sede por el 26.

Por su parte, Machado Ventura, también vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, llamó al pueblo de esta provincia a mantener los méritos alcanzados con su esfuerzo y a continuar avanzando en todos los frentes porque el país lo necesita.

Durante su recorrido visito lugares de gran interés en la capital yayabera, como el Hospital Provincial Camilo Cienfuegos y la Clínica Estomatológica, y reconoció el cuidado y la conservación de ambas entidades, en las cuales se invirtieron cuantiosos recursos para elevar la calidad de los servicios.

Las máximas autoridades políticas y gubernamentales del territorio, José Ramón Monteagudo y Teresita Romero, acompañaron al dirigente y explicaron con detalle el funcionamiento del trabajo en la provincia.

Una actividad de reconocimiento a trabajadores y colectivos destacados tuvo lugar este domingo en el marco de la visita de ambos dirigentes al territorio.

Antes, y como parte de la celebración, un destacamento de moncadistas y expedicionarios del yate Granma recorrieron este domingo el Complejo Histórico Comandante Camilo Cienfuegos, en Ya¬guajay, lugar en el que fue presentado el libro Celia, el mejor regalo, de la escritora Eugenia Palomares Ferrales. También visitaron el museo Casa Natal Serafín Sánchez Valdivia y áreas del centro histórico.

(Tomado de micubaporsiempre)

Publicado el 26 julio, 2016 en Fidel, Política. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Reblogueó esto en Cubano y puntoy comentado:

    Celebra El Salvador el 90 cumpleaños del Comandante Fidel Castro en varias ciudades del país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: