El salvadoreño Rossemberg dejó huella en Cuba

Tomado de La Prensa Grafica

En julio, el diseñador y artista salvadoreño Rossemberg Rivas participó como jurado en el principal festival circense de Latinoamérica, el Circuba. Rossemberg relató a LA PRENSA GRÁFICA su experiencia en la isla del Caribe, los espectáculos que pudo apreciar y las alianzas que forjó gracias a su asistencia. El salvadoreño resume el evento con una palabra: “Espectacular”. 

La presencia de Rossemberg Rivas durante el Festival Internacional de Circo Circuba 2015 no pasó desapercibida. Fue el primer salvadoreño en formar parte del jurado de un evento de tal magnitud; además fue el miembro más joven de un panel internacional conformado por reconocidos jueces. Además, sorprendió con sus vestuarios que lo hacían sobresalir.

El diseñador y artista salvadoreño estuvo en La Habana, Cuba, del 8 al 13 de julio. Fue invitado por el Ministerio de Cultura de Cuba para ser uno de los jurados internacionales de Circuba 2015, y a su cargo estuvo evaluar los espectáculos al lado de personalidades como el británico Laci Endresz, director artístico del Blackpool Tower Circus; la francesa Sophie Edelstein, directora artística del Circo Pinder & Jean Richard; el estadounidense Cedrick Walker, fundador y presidente del UniverSoul Circus; y el suizo Eugéne Chaplin, director artístico del Nock Circus, entre otros.

“El jurado estuvo integrado por gente de prestigio. Son personas muy respetadas a nivel mundial”, explicó Rossemberg, quien consideró que La Habana se convirtió durante el Circuba en “una capital internacional del mundo circense”.

El salvadoreño explicó que durante el festival hubo un tributo a Charles Chaplin, en el que se proyectaron películas, se presentaron exposiciones y hasta se realizó un concierto con música original de Chaplin.

La gala

“La gala inaugural fue espectacular. Estuvo a cargo de La Colmenita”, explicó a LA PRENSA GRÁFICA. Fue en el Teatro Nacional de Cuba. Lo que más le llamó la atención al salvadoreño de La Colmenita es que se trata de una compañía que abona a todas las expresiones artísticas solo con niños. “Son alrededor de 3,000 pequeños integrando el elenco. Los niños cantan, bailan, actúan y tocan instrumentos”, contó.

A lo largo de los días del festival, que se realizó en La Carpa Trompoloco (fundada en 2005, debe su nombre al famoso payaso Edwin Fernández, a quien se le rinde homenaje; y con capacidad para más de 2,000 personas, es la sede oficial de presentaciones del Circo Nacional de Cuba y del Festival Internacional de Verano CIRCUBA) apreció el talento de diferentes artistas. Por ejemplo, de México participó el Cirko Alebrije con un espectáculo de aro y telas aéreos; de Rusia, Diana Stepánova realizó un acto de malabares contemporáneos; de Colombia, el Dúo Requiem mostró cintas y red aéreas; de Cuba, la compañía Havana, presentó un acto de barra rusa; de Italia, Luca Morrocchi ofreció un show de mástil acrobático. Además hubo espectáculos de Estados Unidos, Alemania, España, Venezuela y Brasil.

Y los grandes ganadores fueron Cuba y Colombia. Las estrellas de la Compañía Havana y los artistas procedentes de Colombia arrasaron con la mayoría de los premios.

La barra rusa de la Compañía Havana conquistó el codiciado Grand Prix, así como el anhelado Premio del público.

Pero relató Rossemberg que, por primera vez, se dio que dos espectáculos ganaran oro y plata. La Carpa de Oro fue para los colombianos José y Gaby y para la báscula acrobática de la Compañía Havana. Mientras que la Carpa de Plata fue destinada al Columpio Acrobático (Cuba) y al dúo en cintas Requiem de Colombia. También hubo Carpa de Bronce que fue para dos espectáculos cubanos: Trapecio Volante y Pole dance.

Otro premio fue la Carpa Artista revelación que fue para Karel Álvarez, un niño de 12 años. Mientras que el premio Circuba a la originalidad fue para Stepánova, quien implantó un récord mundial, al mantener en el aire nueve aros con solo 17 años.

Rossemberg explicó que hubo premios otorgados por el jurado para destacar un show según sus criterios particulares. “Le di premio a la barra rusa por la destreza técnica y el encanto escénico y al dúo Requiem por su desarrollo técnico y su destreza”. – See more at: http://www.laprensagrafica.com/2015/08/16/rossemberg-dejo-huella-en-cuba#sthash.PwVV27jE.dpuf

 

Publicado el 16 agosto, 2015 en Culturales y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: