Cuba: La noticia imposible

Tecnología para los niños en el pabellón Cuba

El próximo lunes primero de septiembre, las calles citadinas, los transportadores fluviales más básicos o los lomeríos del occidente, centro y oriente en Cuba, se cubrirán de un mar de colores rojo, blanco, mostaza, azul y carmelita, en función del millón ochocientos mil estudiantes de enseñanza primaria, media o tecnológica que se dirigirán a las aulas. Valga el lugar común, tan común, que no será noticia en los grandes medios de prensa que escudriñan hasta la saciedad nuestros más pequeños y reales deslices.

Imposible olvidar en estos datos, otros cien mil que ocuparán las aulas de 22 universidades, redondeando la nada despreciable cifra de un parcito de millones de estudiantes, algo así como la quinta parte de la población de este verde caimán, incluyendo sus cayos e islas adyacentes.

En muchas aulas faltarán las altas tecnologías, los necesarios equipos de laboratorio, las supercomputadoras o los grandes proyectores. Obviamente que también será insuficiente la tan ansiada Internet que todos queremos, pero en ninguna faltará amor y siempre sobrará conocimiento.

No existen los datos reales de los que estudiarán artes marciales, aprenderán ejercicios aeróbicos, cursarán formaciones en lenguas extranjeras o simplemente aprenderán a manejar un auto o una motocicleta. Dichos números, se solapen o no con los otros, sumados a los autodidactas, nos ubican en un país eminentemente de estudiantes, desde las edades más básicas hasta las más avanzadas.

Los centros mediáticos aducirán como disculpa, que la noticia se produce cuando el hombre muerde al perro, pues lo contrario, por abundante, no destaca. Aunque bueno es decir que esta situación comúnmente cubana, es una rara excepción, casi una utopía, dentro de actualizados informes públicos de la UNESCO, la OCDE o cualquier otra institución internacional, que sitúan en dos cifras porcentuales, los índices de analfabetismo, la falta de escuelas o la insuficiencia de maestros, sin importar lo desarrollado, subdesarrollado, frío o caluroso, en zona de paz o de guerra, donde pueda ubicarse el país que aparezca en la correspondiente tabla.

Los primeros en estar insatisfechos, somos los mismos cubanos, que de una forma u otra hemos pasado en este agosto, el viacrucis de llevar una talla superextra de uniforme a la reducción extrema para que el reflaco, y dejo claro, no enfermo, hijo, nieta o sobrino, se vista su uniforme, pues alguien con poder, metió el delicado pie al no establecer un correcto plan, para que la correspondiente distribución de ropa escolar, fuera satisfactoria.

Claro, tampoco será noticia, pues no la reprodujeron cuando sucedió, que el funcionario de la Oficina Regional para América Latina y el Caribe, declarara a Cuba como ejemplo de formación educacional, ubicándola en el primer lugar de América y también en la cima de los países con ingresos bajos que más recursos dedican a la educación.

Todo esto sucederá 55 años después de que Fidel llamara a crear diez mil aulas, para que la misma cantidad de maestros tuviera trabajo y que dos años después, todo desembocara en la proeza de la fundacional campaña de alfabetización. Una simple operación aritmética nos da como resultado que dos millones de personas no caben en diez mil aulas. Eso, en cualquier parte del mundo, se llama crecimiento sostenido.

En muchos países, incluidos los de amigos más o menos cercanos, se repetirá este año la situación de no tener maestros y si los tienen, algunos estarán en huelga por mil y una razones. O serán los estudiantes los que luchen por bajar los costos educacionales o por la condición de sin futuro, luego de graduarse. O serán, al final, simples estadísticas para engrosar las ya citadas tablas internacionales.

Tampoco, por su misma condición de lugar común, serán noticia los jóvenes que ingresan en Cuba a la Escuela Latinoamericana de Medicina, la cual hace ya mucho tiempo sobrepasó las fronteras de esta zona al sur del Río Bravo, ni los maestros cubanos que prestan servicios por el mundo, o el sistema Yo sí puedo y mucho menos será titular, que en todos esos casos estamos ofreciendo lo que nos falta, pues nuestros valores dejan bien claro que entregar el sobrante, no es el mejor de los ejemplos.

Y esa última condición, me obliga a estar de acuerdo con algunos titulares, donde de producirse, obviamente para criticarnos, se nos acusará de lavar cerebros y convertirlos a propagandistas. Es verdad. Y me declaro seguidor de la propaganda que inculca valores de solidaridad, respeto y sacrificio, al igual que me declaro seguidor de los ejércitos compuestos por docentes y personal de salud, por sobre las armadas de balas y cañones.

Muchos lugares comunes sobre logros cubanos que serán despreciados como titulares, pero de eso quería compartir con ustedes.

(Tomado de La Pupila Insomne)

 

Publicado el 29 agosto, 2014 en Bloqueo, Educacion, Salud y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

VenCuba

UNA MIRADA A CUBA DESDE LA NUEVA VENEZUELA

Auca en Cayo Hueso

Just another WordPress.com site

cubaconamalia.wordpress.com/

“La palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla” José Martí

La Santa Mambisa

Promoviendo la FE de nuestra cubanísima Revolución

RE-EVOLUCIÓN

Combatiendo al neofascismo internacional

Desenlace

La verdad sobre mi país. Un blog para desmentir a los cibermercenarios

Cuba por Siempre

"Cuba es pueblo que ama y cree, y goza en amar y creer." José Martí

yurisander

Teconolgía, periodismo y vida

Unión Bicentenaria de los Pueblos-Chile

Comprometidos en la lucha por la unidad nuestramericana

Herencias Culturales

Herencias Culturales Guantánamo

Solidaridad Latinoamericana

"Con los pobres de la tierra quiero yo mi suerte echar"

Nací para escribir LO

Escribiendo desde que tengo uso desde razón (Sí, lo sé, desde ayer)

A %d blogueros les gusta esto: